Un pato en la laguna

Estos animales, que muchas veces no son tomados en cuenta, acompañan diariamente la vida en la Universidad Católica Andrés Bello-Guayana y hacen que sea un lugar único dentro de toda la ciudad. Noel es uno de los personajes que día y noche se encuentra caminando, durmiendo, nadando y hasta cantando en la laguna que muchos llaman “Los Patos”.

Para él, verse inmiscuido en la vida diaria de los estudiantes “es una simple y gratificante manera de vivir, a pesar de todas las cosas, no todos tienen la oportunidad de contar con el espacio que tenemos”.

“Dejar de ser un animal silvestre y convivir con jóvenes diariamente nos hace ser diferentes a los demás”, resaltó. Noel explica que es por ello que pueden mantener una conversación amena con los reporteros y con cualquier otra persona.

Siendo los primeros con quien Noel se entrevista, sentados en su lugar favorito, bajo una tenue luz que indica el final del día,  en compañía de sus familiares que se encuentran coqueteando y socializando con los estudiantes, inicia la marea de preguntas para adentrarse en la vida de este personaje.

Noel, el pato. Foto: Ma. Alejandra Matos.
Noel, el pato. Foto: Ma. Alejandra Matos.

Entrevista animal

“Mi nombre es Noel Mac Kuack, emigré de los Estados Unidos hace tres años”, comenta que allí vivía en un zoológico junto a su familia, sin embargo debido a la mala situación en la que se encontraban los animales y el maltrato que recibían, decidió “cambiar el estilo de vida”.

Uno de los mayores inconvenientes a los que se enfrentó fue el cambio de idioma, “me llevó dos años poder entender el castellano, lo aprendí escuchando las tertulias de los estudiantes”.

Al llegar eran diez patos y, debido a dos accidentes dentro del campus, su familia se redujo a ocho.

Existen muchos comentarios en la universidad acerca de que estos animales son un poco cochinos. Noel indicó: “Te voy a explicar algo, nosotros hacemos nuestras necesidades porque es algo natural no podemos detenerlo, pero ¿qué me dices de las colillas de cigarro que andan regadas por allí diariamente?”.

“¿Quienes de verdad están conscientes de lo que hacen?, ¿no lo pueden dejar de hacer solo por capricho?… Es un verdadero daño a nuestro ecosistema”, resaltó.

Una anécdota

Una historia de patos muy conocida es la del Patito Feo. Mac Kuack nos muestra una verdadera visión de lo que para ellos significa ese relato.

Argumenta que eso es una etapa de la vida referida a desconocer el rumbo que se debe tomar cuando se es pequeño. Pero, afirma: “Cuando ya maduramos los que nos importa es lo que somos, no es lo que digan de nosotros”.

“Los estudiantes son los que hacen que disfrutemos nuestro día a día, pero nosotros también necesitamos descansar, mi hora favorita es la del mediodía”, alegó. Es el momento en donde él disfruta de la calma, del sol, del reposo de sus alas, según cuenta es su “cercanía a la felicidad”.

Para alejarse un poco de la rutina, Noel goza de las interpretaciones musicales que realizan los muchachos con la guitarra, “hay chicos que tocan  muy bien y otros que sencillamente lo hacen fatal”.

Así como las personas tienen secretos, los patos también: “Las mujeres en esta universidad son bellas, si fuera humano las invitaría a nadar a mi piscina, pero no le digas nada a mi esposa… Cuak cuak cuak”.

 

José Miguel Moreno, María Alejandra Matos.

Advertisements
Un pato en la laguna

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s