Ucab-Guayana al borde del caos

El pasado miércoles 30 de abril del 2014, en las protestas suscitadas en Ciudad Guayana durante la noche, 9 personas fueron privadas de libertad, entre ellos se encontraba el estudiante de Ingeniería Informática de la Ucab-Guayana Xavier Beckles, quien sufre de Síndrome de Asperger.

Este hecho produjo que los jóvenes del campus salieran la mañana del viernes 2 de mayo a protestar a las afueras del campo de estudio con la petición de que fuera liberado el estudiante de la universidad.

En horas de la tarde, se conoció que hasta las adyacencias del recinto llegó un gandola de procedencia desconocida y un grupo de encapuchados la incendiaron, por lo que llegaron efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana originado una serie de enfrentamientos con los estudiantes que se encontraban protestando dejando un saldo de cuatro jóvenes heridos.

Dirigentes del movimiento estudiantil como Ligia Defín, Samuel Petit y Manuel Rodríguez aseguraron que se mantendrían en “resistencia” por la liberación del estudiante detenido.

En el hecho, la Guardia Nacional apostados en la entrada de la universidad lanzaron bombas lacrimógenas al interior de la casa de estudio obligando a que las autoridades del recinto suspendieran las clases por el resto de los días.

Las situaciones vividas durante los primeros días de mayo en la universidad, son un reflejo mínimo de lo que está ocurriendo en Venezuela. Nos encontramos con un país que está completamente dividido por la fuerza donde lo que predomina son dos focos: los estudiantes y los órganos de seguridad del Estado, cada uno de estos velando por sus propios intereses y sus propios beneficios.

Al presentarse dicha situación, nos encontramos con una comunidad estudiantil que al final no lo es del todo y decimos que no lo es porque frente a la situación, muchos prefirieron irse de la universidad mientras que algunos pocos se quedaron de igual manera protestando y haciendo frente a la represión.

Por su parte, hubo personas que llegaron de los sectores más cercanos que fueron centros de protestas en la ciudad, tal es el caso de Los Mangos, Los Olivos y La Churuata. Algunas de estas personas que llegaron, en su mayoría jóvenes, fueron a hacer frente al llamado que el Movimiento Estudiantil de la Ucab-Guayana había hecho con respecto a la detención de los estudiantes de este recinto universitario, así mismo se contó con jóvenes estudiantes que vinieron de otras instituciones como la Ugma, Uneg y Unexpo.

Se produjeron situaciones de alta tensión lo cual trajo como consecuencia un enfrentamiento en dichas oportunidades. Las personas ajenas al recinto, los transeúntes, esas personas que no tienen que ver con la universidad, como el caso de la señora Andry Mujica, representante de un estudiante del “Colegio Loyola”, expone que la situación se salió completamente de las manos de los estudiantes, dejando el control casi total a las fuerzas de seguridad, por lo que dijo que: “Eso era un enfrentamiento de armas contras gritos” y no justifican que los niños y los más jóvenes de la universidad tengan que pasar por una situación así.

Por su parte, los jóvenes que lideraron las protestas en nombre del movimiento estudiantil, como el caso de Aldrin Marin, estudiante de relaciones industriales, percibieron la situación de forma diferente, manteniendo como bandera que ellos siempre estuvieron al frente en todo momento manteniendo la situación bajo control incluso en el instante en que suscitaron los hechos violentos; el objeto principal era conseguir la liberación del ucabista, cosa que se logró no gracias al 100% de la protesta estudiantil, pero sí tuvieron mucho que ver.

Para estos estudiantes, si los efectivos hubiesen violado la autonomía universitaria, el foco de violencia hubiese sido mayor, para esa ocasión, solo hubo algunos heridos de perdigones, entre ellos un vigilante de la institución y varios estudiantes; los líderes radicales se amparan en el hecho de que ellos no se hacen responsables de lo que les ocurra a las personas ya que la iniciativa de ir a protestar va de parte de cada uno de ellos, pero sin embargo se solidarizan y prestan ayudan a los casos en donde haya lesionados.

Por otro lado, un sector de la población identificado como padres representantes de los ucabistas, como el caso de José Ramírez, refieren que el movimiento estudiantil debe tener su cuota de responsabilidad cuando este tipo de situaciones se presenten debido a que debido a que son ellos los que realizan las convocatorias para este tipo de actividades.

Hay algunos que no están de acuerdo con la posición que tomaron las autoridades universitarias, sin embargo, en gran medida estos representantes opinan que la línea discursiva que ha venido desarrollando la universidad de alguna manera es la correcta ya que apela fundamentalmente por el resguardo y seguridad de los estudiantes y por ende están acorde a las actividades que realizan.

La pasividad que mostró la directiva, se puede decir que fue una respuesta acertada a los diferentes tipos de protestas que se pueden hacer. La respuesta al momento de evacuar y al momento de resolver se ha visto bastante situada dentro de lo correcto, pero para ellos debe mejorar. Algunos opinaron que “el movimiento estudiantil no solo de la Ucab, sino a nivel nacional, ha perdido su norte y que en una mala jugada o que quizás jamás lo tuvo” y que en una mala jugada, la información que se percibe por parte de ellos ha logrado mal poner a la oposición del país y en un corto tiempo lograron desequilibrarla a tal punto que hasta los mismos ciudadanos que la seguían, ya no creen en ella.

Los medios de comunicación, sin duda, formaron una parte fundamental en la difusión y conocimiento de esos acontecimientos. Los medios impresos de la zona hicieron especial énfasis en reseñar lo más objetivo posible los sucesos ocurridos, sin embargo, los medios audiovisuales estuvieron un poco más limitado presentando solo un pequeño  resumen de lo sucedido. Ellos en gran medida también formaron parte de los acontecimientos ya que en muchas ocasiones hicieron acto de presencia y siguieron completa y desde cerca la situación teniendo oportunidad de transmitirlo.

Rolando Azocar como periodista comenta que realmente fue una situación complicada en la que se puede mencionar que los estudiantes tuvieron plena libertad de hacer y deshacer si así lo querían. Sin embargo la situación se les volteó cuando los funcionarios por medio de la fuerza se volcaron a los ataques perpetrados por los mismos estudiantes. Los periodistas se enfocaron en escribir sobre la situación lo más objetivo posible para evitar de alguna manera que se generara una matriz de opinión sesgada  por parte de los lectores, evidentemente cuidando el estilo personal y la línea editorial y de producción de cada medio.

Las fuerzas de seguridad de la Nación están creadas justamente para eso, para el reguardo de la seguridad de los ciudadanos, no solo se trata de controlar a un grupo de estudiantes, sino también de velar por sus propias vidas. Existe una gran cantidad de armas que se pueden utilizar para reprimir las protestas, sin embargo, hubo organismos como la Guardia Nacional que implementaron otros instrumentos como las metras y pichas dentro de los armamentos para ejercer la represión.

En este caso nos encontramos con dos realidades. Están aquellos quienes creen en la autonomía de los ciudadanos pero que reciben órdenes e intentan calmar las protestas d la mejor manera, y, también están aquellos que opinan que es necesario reprimir con violencia para poder mantener el control de la situación.

En todo caso, ninguno de estos logró entrar al recinto universitario debido a que iban a violar la autonomía de la universidad, miembros del personal docente de la universidad como la profesora Vanessa Mata opinan lo contrario debido a que por el simple hecho de asomar sus fusiles por las rejas apuntando hacia adentro ya se está violando dicha autonomía razón por la que las balas, perdigones y bombas lacrimógenas que cayeron dentro del campus es sinónimo de que estos efectivos querían violar esta autonomía.

Finalmente, para el personal obrero, los profesores y algunos alumnos que podrían considerarse más pasivos, afirman que la universidad es la más afectada con todos esos sucesos debido a que es el lugar donde se está llevando a cabo los hechos y que en cualquier momento se puede abrir un proceso judicial debido a que está prohibido que la institución cierre sus puertas a los estudiantes.

Advertisements
Ucab-Guayana al borde del caos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s