Periodista en terapia artística

Crédito: Jesús García Sayago
Crédito: Jesús García Sayago

Entrevista de personalidad

Por Jesús García Sayago y María López

Paciente, el periodista cierra su maletín. Se prepara para continuar con su jornada laboral matutina, esa en la que tiene que ponerse el uniforme de maestro para continuar, más tarde, con el uniforme de director de un diario. A la bebida con sabor a té con limón que tiene en un vaso de plástico sobre el escritorio, ya se le derritió el hielo, sin embargo, Robinson Lizano le da un sorbo más, mientras, con mirada serena asume un rol que no es muy frecuente para él, pues, está acostumbrado a ser él quien haga las preguntas. Esta vez, él es el entrevistado.

Robinson Daniel Lizano Briceño nació en Caracas pero, por azares del destino en una sociedad patriarcal, pasó la mayor parte de su infancia en Costa Rica, lugar a donde su padrastro fue asignado a trabajar. Al regresar a Venezuela, Robinson sucumbió ante los encantos del calor marabino y se instaló en la capital zuliana. Allí, conocería a Ivonne Rincón, quien se convertiría en su pareja sentimental, y con quien formaría una hermosa familia de cuatro integrantes. Más tarde, la casualidad –o causalidad- lo llevó hasta Guayana. Tierra bendita donde, el periodista, escritor, padre y esposo, vería realizarse muchos de sus sueños.

Lizano se levanta temprano todos los días, mezclando el ritualista hábito de tomarse un café, con el chequeo diario de su correo electrónico y redes sociales. Al llegar la hora, lleva a sus niños al colegio, va a la universidad a dar clases y finalmente, almuerza en casa. En la tarde, se va a la sede de Diario Primicia, misma que dirige y en la que colabora con la primera página de la edición del día siguiente. En su tiempo libre lee, ve películas, oye música, escribe o dibuja, sobre todo.

Se considera a sí mismo una persona constante con las cosas que aprende. Además de sereno y paciente. Sin embargo, su carácter pasional para hacer las cosas, es su sello personal, lo que asimila como una fortaleza y una debilidad al mismo tiempo. Esta característica, le viene desde que era niño, pues el hecho de amarrarse los zapatos, hacer la F, y aprender a leer, representaba una dificultad trágica para él.

Robinson es conocido, entre colegas y alumnos, como un apasionado de la literatura y la poesía. Recordando sus tiempos de niñez, el periodista presume haberse leído ‘La Divina Comedia’ de Dante cuando tenía ocho años, y ‘El paraíso perdido’ de Milton cuando tenía nueve, evidencia de una infancia marcada por la literatura. Pero fue cuando ingresó a la universidad que empezó a descubrir la “musicalidad de la poesía”. Descrita por él mismo, como “una forma de contar las cosas de una manera diferente y  usar las palabras como si fueran notas musicales”.

Coloreando su alma

Pero la palabra no es el único catalizador para la creatividad de Lizano, pues, la imagen se ha convertido, más que en una herramienta, en un remedio para sí mismo. Empezó a dibujar y a pintar, como parte de un tratamiento con antidepresivos. Confiesa que lo hace terrible, pero a la vez es relajante porque, solo deja que la inspiración fluya. De niño, el pequeño Robinson nunca supo dibujar, pero ya entrando en la mediana edad, dice haber hecho obras que ha regalado e incluso tiene pedidos por parte de amigos y particulares. En palabras del profesor y periodista: “Siento que es como un momento en el que yo me dejo ir y no pienso en nada, es como un acto liberador, igual que escribir.”

Advertisements
Periodista en terapia artística

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s