Tras cámara de Un Día De Cine

Reportaje
María De Grazia y Gabriela Quijada

Logo de Un Día de Cine. Extraído de Twitter @Undiadecine
Logo de Un Día de Cine. Extraído de Twitter @Undiadecine

La mayoría de los ucabistas saben qué es Un Día De Cine, pero lo conocen como evento más no como una organización. Este se realiza una vez al año en las instalaciones de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), en conjunto con las salas de Cines Unidos del Orinokia Mall. Para llevar a cabo esta jornada inolvidable en donde participan niños y niñas de diferentes edades, el staff realiza una amplia labor con muchos días llenos de trabajo, esfuerzo y constancia, para regalarles la posibilidad a los pequeños de Ciudad Guayana de disfrutar un día único y maravilloso.

Ana Laura Remón coordinadora general de Un Día De Cine sostiene que: “En esta edición nos basamos más en la calidad que en la cantidad. Nosotros acostumbramos a llevar a 500 niños, eso fue en la pasadas ediciones pero en esta cuarta debido a distintas situaciones decidimos llevar nada más a 300 niños”, tras este cambio en el número de invitados a disfrutar de la extraordinaria jornada, los organizadores pudieron ofrecerles a los niños un día mucho más cargado de actividades y brindarles mayor calidad en todo lo que respecta a comida, transporte y uniformes.

La próxima jornada de Un Día De Cine aún no tiene fecha programada pero esperan que sea aproximadamente para mediados del año 2015. En esta 4ta edición la participación del voluntariado fue bastante amplia desde el primer día de inscripciones ya se encontraban inscritos 100 voluntarios, la mayoría de ellos de la Universidad Católica Andrés Bello. En consideración con las ediciones pasadas y la cantidad de niños que se incluyeron en esta última, el voluntariado fue cuantioso.

Costos elevados

La venta de los productos ofrecidos por la organización de Un Día De Cine como franelas, gorras, calcomanías, pulseras y carpetas, fue suficientemente buena pero no tanto como en pasadas ediciones ya que sus precios aumentaron más de un 50% por el aumento en los costos de producción. “La gente al principio veía el producto en Orinokia, porque allí estuvimos todos los fines de semana previos a la actividad, y se alarmaban con los precios, pero luego cuando les explicábamos que era para una labor social y que los productos eran algo simbólico la gente era bastante receptiva” explica Remón.

Más allá de comprar una franela o una pulsera, el cliente ayuda directamente a la educación de cientos de niños de Ciudad Guayana, es por esto que al final sí pudieron recolectar una favorable porcentaje en ventas. Este evento acostumbraba a financiarse únicamente con la comercialización de los productos, pero como la situación del país requiere hoy en día de más capital para poder llevar a cabo cualquier actividad que se efectúe, el staff decidió optar por patrocinio y así pudieron recolectar una cantidad mayor a los cien mil bolívares, los cuales les permitieron llevar a cabo el evento.
Los dos días de la 4ta edición estuvieron cargados de mucha emoción y alegría. Esta vez contaron con la presencia de niños que jamás habían podido asistir, entre ellos niños con VIH, por lo cual la situación fue emotiva ya que estos pudieron conocer a otros niños y convivir con ellos. Remón describe esta edición “como conmovedora y motivadora, todas las cosas que nos pudo enseñar ese niño y nosotros que a veces nos preocupamos por cosas tan banales y ellos que solo se preocupan por estar bien para el día siguiente de verdad, eso fue algo que nos marcó a todos los organizadores y a todos los voluntarios”.

Los niños disfrutando con  Doctor Yaso.
Los niños disfrutando con Doctor Yaso.

En esta edición se les ofreció a los niños varios puntos de diversión como cuenta cuentos, magos, convivencia con Doctor Yaso, paseos por las instalaciones de la Ucab, también disfrutaron de bailes, recreación, e hicieron prácticas de radio ya que la emisora La Mega dispuso de un espacio especial dentro del recinto universitario para brindarles esta experiencia a los niños, “la cual disfrutaron muchísimo y vivieron un momento único gracias a este espacio, además que es la primera vez que le damos este momento diferente a los niños” contó María Paula Izquierdo, coordinadora de relaciones públicas.

Selección interna

La selección del staff se hace a partir del mes de agosto, a través de un proceso en donde los voluntarios deben llenar un formulario, luego de eso pasan al proceso de entrevistas y posteriormente a una prueba en donde se mide el trabajo en equipo. Participan alrededor de 28 personas. Los departamentos están divididos en cinco coordinaciones generales los cuales son: voluntariado, comunidades, evento, finanzas y relaciones públicas, y a su vez cada una de ellas está desprendida en departamentos más específicos.

Ivanka Vidal, también coordinadora general explica que “hemos trabajado desde hace tres meses en esta 4ta edición y nos reunimos todo el staff una vez a la semana y la comunicación entre los miembros es directa”. La intención de esta ardua y disciplinada organización es conseguir un resultado fructífero para el evento final, y de esta manera poder brindarles a los niños el más fantástico y especial día, en donde ellos puedan disfrutar al máximo cada una de las actividades y llevarse un recuerdo grato y agradable de la magia de Un Día De Cine.

Advertisements
Tras cámara de Un Día De Cine

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s