“Un líder no nace, se hace”

Crónica

Adriana De La Rosa, Nepmary Vargas y Silvana Ferreira.

Foto: Gabriel Ocando. Cortesía: Gabriel Ocando.
Foto: Gabriel Ocando representando a Venezuela en el ITAM. Cortesía: Gabriel Ocando.

Luego de cuatro periodos académicos formando parte de la delegación del Modelo de Naciones Unidas del Instituto Tecnológico Autónomo de México (Itamun) de la Universidad Católica Andrés Bello extensión Guayana (Ucab), el abogado recién graduado  Gabriel Ocando, cuenta cómo fue su experiencia en los nueve meses de preparación que se necesitan antes de viajar a México y participar en Itamun.

La dedicación y empeño que Ocando demostró como delegado y embajador de la delegación desde el 2010 hasta el 2014, le permitió obtener en el 2011 el Premio al Liderazgo en la Comisión de la Condición Social y Jurídica de la Mujer, representando a Alemania; en el 2012 obtuvo el Premio al Liderazgo en el Programa Mundial de Alimentos y en el 2013 y 2014 fue el embajador de la delegación.

Para ingresar a la delegación de Itamun en la Ucab Guayana el primer paso que dio el abogado Ocando cuando era estudiante, fue a mediados de octubre de 2009. Consistió en rellenar una planilla y realizar un examen, un debate y una entrevista organizados por la delegación para reclutar nuevos miembros. En la segunda semana de noviembre de 2009, Gabriel recibió una excelente noticia: Había quedado seleccionado como delegado de Itamun. Pero él no se conformó con participar solo ese año en la delegación, Ocando decidió ser parte de ella durante cuatro años consecutivos mientras cursaba su carrera.

Foto: Gabriel Ocando. Cortesía: Gabriel Ocando.

Los nueve meses de preparación empezaron a correr para viajar a México y participar en Itamun, tiempo que puede dividirse en tres etapas de tres meses cada una. En la primera etapa, la delegación se encargó de que Ocando y los demás delegados entendieran el funcionamiento de la Organización de Naciones Unidas (ONU), es decir, comprender qué es lo que se simula en un modelo de la ONU, adquirir conocimientos sobre relaciones internacionales, entre otras. Gabriel entendió la importancia que tiene esta etapa, ya que sin esto, nada tendría sentido en el momento de demostrar su potencial como delegado.

También formó parte de esa primera etapa entender cómo es la dinámica de la simulación del modelo de la ONU, en la cual Ocando tuvo que aprender sobre las sesiones, y bloques en los que se dividen los modelos de la ONU y la forma de hablar y vestirse para cumplir sus funciones como delegado. Asistir todos los sábados de 8 a 12 de la mañana durante tres meses a las reuniones de la delegación en la Ucab Guayana le hicieron entender que ganarse un premio en el Modelo de Naciones Unidas del Instituto Tecnológico Autónomo de México, es la consecuencia de un buen trabajo, más no el objetivo por sí solo.

En la segunda y tercera etapa de preparación, Ocando aprendió cómo ser un buen orador, adquirió técnicas para improvisar, argumentar y tener una adecuada expresión corporal como delegado. La delegación lo preparó para ser un buen líder, negociador y diplomático. Por último y más importante según Gabriel, tuvo tres meses para dedicarse a investigar sobre la comisión y país que le tocaba representar en el modelo de la ONU, lo cual fue la clave del éxito en su participación. El mayor aprendizaje de Ocando en Itamun fue entender que un líder no nace, se hace.

Advertisements
“Un líder no nace, se hace”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s