No hay puesto pa’ tanta gente

Reportaje Multimedia

Jessica Marcano

Rebeca Maricuto

Aparcar en el estacionamiento de la Universidad Católica Andrés Bello sin dar mucha vuelta se volvió cuestión de suerte… o mucha anticipación. Profesores, alumnos y personal administrativo admite que el estacionamiento de la universidad se está quedando corto. Desde la fundación dicha casa de estudio en Ciudad Guayana, la misma ha estado en constante expansión, tanto en espacio, como en número de escuelas y estudiantes. Según cifras auspiciadas por la Biblioteca Central de la Ucab Guayana, semestralmente ingresan, como mínimo, 500 estudiantes nuevos. Estos se suman a los más de 3000 ucabistas que hacen vida en la universidad, de acuerdo con OCACE.

Si bien unos desertan y no todos asisten a clases en carro propio, ante tal número, es evidente que los 500 -o menos- puestos en el estacionamiento no son suficiente para tanto alumno (sin contar a los profesores y el personal administrativo). La cifra exacta de lugares ‘legales’ para aparcar está en unos papales que el señor Julio Temprano, representante del departamento de Servicios Generales, debe tener tiempo para encontrar. Ante tanto por hacer y tan poco tiempo para buscar, informó a memoria que “debe haber entre 400 y 600”, pero cree estar “mintiendo”; aconsejó contarlos uno a uno para calcular el estimado. A dedo se puede contar el aproximado a 500 y otros puestos “ilegales” que se ingenian los estudiantes para estacionar, aún cuando no está permitido.

“Es que hay que estacionarse cerca”, advirtió Paola Quezada, a pesar de que no justifica que se infrinjan las normas del campus. Quezada es estudiante de Comunicación Social en las menciones Publicidad y Artes Audiovisuales; estudia de mañana y de tarde-noche. “Uno se empeña en no estacionarse lejos por los robos que han ocurrido. Yo prefiero dar mil vueltas buscando un puesto cerca de los módulos o vigilantes para evitar la inseguridad”, explicó. Por ende, la puntualidad es un valor obligado entre ucabistas con carro. Llegar cinco minutos tarde puede significar la diferencia entre un buen tino con el puesto para el automóvil y 10 minutos más de retraso ocasionados por la falta de estacionamiento ‘conveniente’.

“Cuando llego tarde voy directo al que está detrás del grasetín porque sé que si busco para los módulos me voy a retrasar otros minutos más”, aseguró Yuleimis Medina, estudiante de 4° semestre de Comunicación Social. El grasetín es el nombre común entre el estudiantado del cafetín ubicado frente al Módulo 1. El estacionamiento del que habla Medina es la pesadilla de muchos estudiantes que le huyen a la inseguridad, al sol o a unos metros de caminata; para los alumnos, esta parte queda tan “botada” (lejos) que recibe nombres coloquiales que hacen referencia a lugares muy lejanos. Aparcar “detrás del grasetín” es la última opción: significa sucumbir ante el retraso, la impaciencia y la desgracia de un estacionamiento pequeño. ¿Mucho drama? Quien haya sentido la adrenalina de encontrar puesto dos minutos antes de un examen parcial sabe que no se trata de exageración.

Ni los profesores –que, en teoría, tienen puestos especiales- se salvan de dicha desgracia. Leonard Domínguez imparte clases de Fotografía Artística como cátedra electiva para los últimos semestres en la Escuela de Comunicación Social. Su clase inicia todos los jueves a las 10:00 a.m., pero debe estar en la universidad media hora antes si quiere esperar puntualmente a sus alumnos en el salón, debido al tiempo que pierde buscando dónde estacionar. “Los días que tengo diligencias qué hacer me vengo desde las 9:15 a.m., para asegurarme de que a las 9:30 a.m. ya tenga el carro bien ubicado”, indicó. Domínguez también añadió que ese problema sucede, en parte, porque los alumnos no respetan el rayado especial para profesores. “En ocasiones he visto a estudiantes estacionados allí”, comentó.

En definitiva, es muy extraño y casi improbable que en horas pico de la Ucab, un puesto esté vacío por tener un “PROF.” pintado; esta hora pico empiezan a las 6:50 a.m. en la mañana y a las 2:00 p.m. en la tarde. A las 7:00 a.m. es cuando más se congestiona porque, además de los que buscan aparcar, también circulan dentro del campus quienes llegan tipo entrada por salida. A las 9:00 a.m. y hasta las 10:00 a.m., quienes estacionaron a las 7:00 a.m. suelen continuar en sus puestos, hasta que a las 11:00 a.m. empiezan a marcharse. A pesar de que la universidad no descansa hasta las 9:00 p.m., a eso de las 5:00 p.m. el estacionamiento de la Ucab Guayana pierde su calidad de desgracia.

Ante planes de expansión que se afianzan con la construcción del nuevo módulo (que solo vino con 37 puestos para aparcar, según el departamento de Proyectos Especiales) y los pocos indicios de nuevos estacionamientos, lo recomendable es pulir la puntualidad y la paciencia para ubicar un puesto sin explotar en el intento.

Advertisements
No hay puesto pa’ tanta gente

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s