Celebración sin pastelitos

Egledys Betancourt, Gloria Luzardo, Maricecilia Tineo

Sonó el despertador a las 5:00 a.m. y un nuevo día de rutina comienza. Yajaira Zambrano, conocida como “La tía” por los estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello extensión Guayana, se preparaba para un martes de trabajo luego de un fin de semana largo por las elecciones en el país.

Su típica camisa verde con el emblema de “Juan Tequeño” y un rostro sonriente que la caracteriza se aproximaban hacia el kiosco ubicado en el sector las malocas. Otras dos chicas, con el mismo color de franela, esperaban a Yajaira para abrir el local. El día se tornaría alegre, los muchachos estarían contentos por el resultado electoral al igual que ellas, pero un  giro se aproxima.

IMG_20151208_095706
Kiosko de Juan Tequeño en la UCAB Guayana

Al abrir el negocio, todo parece normal, pero una sorpresa se llevan cuando al entrar al área de la cocina se encuentran con un espacio completamente desolado. Un grito de asombro hace retumbar las paredes de aquel pequeño lugar, el impacto emocional deja paralizadas a esas tres mujeres trabajadoras, quienes no hallan palabras para expresar la gran molestia que sienten.

No están las bombonas de gas, ni el congelador, ni los tequeños y pastelitos, ¡se habían llevado todo! “Me robaron hasta el cochinito de los aguinaldos y las corneticas para escuchar música”, cuenta Yajaira.

Un teléfono comienza a sonar de la nada, es Juan, el dueño del establecimiento. Nerviosas contestan y le dan a su jefe la amarga noticia. De pronto, “La tía” abre una de las gavetas al lado de la freidora, que contenía el dinero de toda la semana que había pasado, pero el dinero no está, también se lo robaron.

Llegan los clientes

Son las 6:30 de la mañana, pronto llegarán los primeros clientes, pero ellas apenas recuperan sus nervios y comienzan a ordenar aquel desastre dejado por los antisociales. A parte, su jefe les ordenó realizar una lista con todo lo robado para ir a la policía a denunciar.

Empiezan a llegar los compradores y se sorprenden al encontrar la vitrina de pastelitos vacía, para todos la justificación es la misma: “Nos robaron, rompieron el techo y se llevaron todo, estamos esperando la bombona de gas y los pastelitos para poder empezar a trabajar”.

“Ese fue el cambio con el que nos encontramos hoy”, comenta una de las chicas mientras su rostro enmarca una mirada perdida. Los estudiantes llegan y se van con hambre, porque “Juan tequeño” es el sitio preferido para comer, por sus precios y la calidad de la comida.

Un chamo alto, de tez blanca, algo barbudo y con la cara molesta llega con la esperada bombona, unas voces se escuchan en el local: “¡Llegó el gas!”.

Manos a la obra

Aunque sin la música que caracteriza el kiosco de “Juan tequeño”, las trabajadoras inician su labor, los pastelitos ya están en la freidora y los ucabistas aclaman su pedido: “Dame uno de polaca con queso”, “¿hay de pollo?”, “dame tres tequeños”. Y aunque la jornada se emprendió a las 10:00 a.m., el local se llenó de clientes como si fuera un día normal, mientras que los estudiantes no paran de comentar sorprendidos lo que sucedió, puesto que este robo es el tercero dentro del campus en la semana.

Puedes escuchar el testimonio de Yajaira Zambrano en el siguiente enlace: Testimonio de Yajaira Zambrano, trabajadora de Juan Tequeño en la UCAB Guayana.

Advertisements
Celebración sin pastelitos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s