Robaron en Juan Tequeño

Yeannys Mundarain y Johana Newman

FullSizeRender
Robo en instalaciones de Juan Tequeño. Foto: Yeannys Mundarain.

Aún no sé qué cara se mostraba más angustiada, si la de Gloria o la de las empleadas del quiosco de Juan Tequeño tras el robo del que fueron víctimas el pasado fin de semana de las elecciones de 2015.

El discurso era el mismo para cada cliente: “Todavía no saldrán los pastelitos”. Sin embargo, la pregunta no paraba de ser repetida por quienes deseaban deleitarse con estos famosos pasteles.

Como todos los días, Gloria salió temprano de su casa para ir a la universidad. Asistió a sus clases del martes y a las 8:30 de la mañana, durante el receso, se dirigió hacia “Las Malocas” para tomar su respectivo desayuno. “No hay pastelitos”, dijo una de las empleadas de Juan Tequeño.

El ambiente se tornó tenso, muchas personas se acercaban al lugar para escuchar lo ocurrido y las caras de asombro eran obvias. “¡Los robaron!”, dijeron los clientes sorprendidos. Tras el hurto, muchos aseguraban que Las Malocas ya no representan esa zona de recreación para hablar entre panas. La paranoia de estar pendiente de quién se sienta a tu lado, o quién viene detrás de ti ya no son nada más fuera de la universidad, sino dentro de ella también.

El fin de semana fue muy concurrido, esperado, ansiado por gran parte de los venezolanos, ya que el seis de diciembre se decidiría el rumbo de Venezuela, pero mientras esto acontecía, la instalación de Juan Tequeño estaba siendo violentada, a través de un agujero en el techo.

Se metieron por el techo. Cuando llegamos, vimos el hueco y al abrir nos fijamos que se llevaron la bombona de gas, la mercancía que teníamos para la semana, entre ellas los pastelitos y los tequeños. También se llevaron las cajas de Nestea, nos dejaron sin nada”, comentó Mayra Rojas, empleada de Juan Tequeño.

Levantarse y seguir

A las 9:30 de la mañana, la espera de la bombona de gas para comenzar a freír los pastelitos se había terminado. El jefe cargaba con sus manos la herramienta de trabajo e inmediatamente procedieron a conectar la cocina.

“Yo quiero pollo con queso”, dijeron algunos estudiantes, mientras se corría la voz de que ya habían comenzado a sacar la comida. El lugar se concentró, la multitud no dejaba ni respirar, el más “pila” recibiría el tan esperado pastel. En cuestión de segundos la gente ya no hablaba del robo, todos querían comer.

No estamos seguros

Este desprovisto es una muestra de lo que ocurre dentro y fuera de la Universidad, donde todos se ven afectados por la delincuencia de un país, el pan nuestro de cada día, el robo en la Unidad de Postgrados el 04 de diciembre del 2015, ahora  la lonchería Juan Tequeño ponen en evidencia el estado tan grave de inseguridad que se vive en la actualidad.

Para Gloria la inseguridad es un sentimiento, las nuevas medidas de seguridad “no resuelven” su miedo. A pesar de que aumenten el número de vigilantes en el campus, exijan un pase vehicular y carnet estudiantil para quienes ingresen en esta casa de estudio, no significa un impedimento para “los reyes” de las armas, los maleantes.

Para más información sobre las medidas de seguridad consulte el Twitter de Ucab Guayana. Puedes escuchar el testimonio ingresando al siguiente enlace: Soundcloud.com

Advertisements
Robaron en Juan Tequeño

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s