Experiencia por innovación

Valeria Peroza
Marian Resplandor
Laura Romero

grads
Graduación. Cortesía

Las universidades a nivel mundial son signo de juventud y esperanza esto debido a que en sus espacios vemos el presente y futuro de los países. Contadores, administradores, médicos y abogados son algunas de las muchísimas profesiones existentes desde hace millones de años, con sus diversos espacios dedicados a no solo impartir y recibir conocimientos si no al hacer vida universitaria, en nuestro contexto sería hacer vida ucabista.

Entre tantos rostros que se pasean por los pasillos de la Ucab Guayana, podemos diferenciar algunas caras un poco más tocadas por la vida, algunas canas, paticas de gallo, ropa un poco más formal y otros rasgos que los diferencian de los demás. Y es que los profesores han venido evolucionando y ya no son los mismos de canas, joroba y bastón de algunos años atrás. Aunque siempre encontraremos alguno que encaje en esta descripción.

Alvis Herrera, estudiante de Comunicación Social expresó su asombro cuando se enteró que una de sus profesoras era recién graduada. “Recuerdo uno de los primeros días de clases. Al llegar vi que había una muchacha sentada en un pupitre, supuse que era una compañera, pero cuando ya habían más estudiantes se levantó y dijo: ¡Buenos días! Yo soy la licenciada y seré su profesora”.

captura
Alvis Herrera. Fotografía Valeria Peroza

Aquel momento, como le pasó a Alvis, se ha hecho cada vez más frecuente entre los ucabistas, específicamente en la escuela de Comunicación Social, donde los “filtros”, como les dicen a los profesores con mucho conocimiento y excelentes en sus áreas, han tenido que dejar la universidad, abandonando al azar la futura educación de relevo, debido a la situación que ha embargado al país en los últimos años.

Acto – birrete – exámenes

Nelson Galvis, es de esos profesores que al principio no sabes si admirarlo u odiarlo, pero es de los filtros que quedan y de quien siempre tienes algo que aprender, así sea simplemente no sacar el celular en clases. Siempre combinado de pies a cabeza, camina por los pasillos y te saluda sin recordar tu nombre. Alvis, que vio clases con él, agradece haber podido ser su alumna.

Nelson, es todo un personaje que se caracteriza por su único estilo de humor, ve en estos nuevos colegas ventajas y desventajas que a su juicio hablan del sistema educativo y de la calidad con la que saldrán los alumnos. No le parece mal idea que un profesional imparta clases porque todos fuimos alguna vez nuevos, sin embargo, él cree que para poder salir del birrete al aula, el ahora profesional y no alumno debe tener ciertas competencias que nutra su aula.

Nuevos vs salientes

sin-titulo
Nelson Galvis junto al egresado Francisco Palacios. Cortesía

Así como en cualquier aspecto de la vida, muchas veces hemos sido llamados nuevos, y es que cómo no ser nuevo en algún espacio si para ahorrar experiencia debemos salir de nuestra zona de confort. Es allí donde estos nuevos profesores, que la edad no debe sobrepasar los 15 años de diferencia, se lanzan con responsabilidad y algunos con vocación a realizar la labor de profesor.

María Evelyn Afonso, ve dos caras de estos nuevos profesores y es que si nos vamos por lo positivo “ellos estuvieron en esos pupitres, ellos saben cómo es ser un alumno en este país, en estos momentos y quizás por eso pudiera decir que es una ventaja porque sabrán, o creo yo, que podrán adaptarse a ellos y congeniar, mejor que un profesor que ya cumplió 30 años de graduado”, expresó.

A eso mismo ella le suma la capacidad de innovación que puedan llegar a tener estos nuevos profesionales y le agreguen a sus clases contenidos nuevos, incluso los recursos y las técnicas. Pero… no todo es tan bonito como pareciera, si casi que nos dan ganas de ser profesores. ¿Y las desventajas?

De igual manera, Afonso se plantea la interrogante: ¿Cómo un recién graduado va a responder a las exigencias de un estudiante? Si, por ejemplo,  le preguntan ¿cómo es patear calles?, si en vez de ganar experiencias en el campo, se dedican a dar clases de una vez.

Jerarquía

Risas. Bulla. Escándalo. Tres características básicas en un salón de Comunicación Social, dan paso al asombro de algunos cuando pasa por la puerta una persona que no le avanza mucho en edad pero que a pesar de eso, tiene más autoridad que ellos. Andrea Martínez, quién egresó de la Ucab en abril de 2016 y se desempeña actualmente como profesora de la misma universidad donde estudió, para ella fue una oportunidad, otra profesora la postuló y aunque no sería profesora de inmediato, en la escuela había la necesidad y le tocó asumir el puesto.

Ella misma plantea la situación de saber si aceptar a estos nuevos docentes siendo uno, más bien cree que lo aceptes o no, igual te va a dar clases. Pero que sí se les debería dar la oportunidad. Estos nuevos profesores cada vez serán más frecuentes en las aulas, no solo en la Ucab sino en el resto del país, ya que el éxodo de profesionales es cada vez mayor. Así como Andrea, existen otros profesores que no han dejado de ser alumnos para impartir clases y que, como dice ella “son el relevo de las diversas carreras universitarias. Si no comienzan a dar clases hoy, entonces cuándo”.

Advertisements
Experiencia por innovación

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s