Un Día de Cine

Desde sus inicios, la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) ha sido ejemplo de responsabilidad social con los sectores más necesitados del país tanto a nivel local como regional. Mediante la Extensión Social Universitaria, se crea una alianza entre la universidad y la comunidad con la finalidad de promover la interacción de las universidades dentro de las comunidades identificando los problemas y demandas de estas, todo esto  mediante el impulso de voluntariados, entre los que se encuentra la organización estudiantil Un Día de Cine.

udc
Convocatoria de voluntarios. Foto tomada de la página de Facebook de Un Día de Cine

Un día de cine es un voluntariado que inició en el año 2012 como iniciativa de estudiantes de la UCAB Guayana hasta el año 2015, beneficiando en sus 4 ediciones a 1550 niños de 35 comunidades diferentes. Su objetivo principal es motivar a los niños de escasos recursos en la región, brindándoles la oportunidad de vivir un día diferente en su realidad mientras fomenta en ellos la autosuperación.

 

Para esto, los voluntarios organizaban una mañana llena de actividades recreativas, orientadas al área educativa, creativa, deportiva y artística todo esto realizado en las instalaciones del campus universitario. Al final la jornada concluía con la proyección película en una sala de cine.

Además de incentivar el voluntariado universitario, la actividad dio pie para que diferentes personalidades reconocidas de la zona dieran su aporte, entre ellos el Mago Junior, el Mago Neo, agrupaciones de la universidad como Paralelo 8 inclusive llegaron a participar algunos jugadores del equipo de fútbol regional Mineros de Guayana quienes firmaron las camisas de los pequeños y jugaron un rato con ellos.

Primeros pasos

Toda esta idea nace de Carlos Carli, ucabista graduado de la escuela de Administración y Contaduría, quien funda Un Día de Cine por “la necesidad de querer darle a los niños una oportunidad de soñar, de salir de la realidad agobiante por lo menos por un día”. Carli tuvo una infancia con muchas posibilidades, con acceso a diversión, comida en la nevera, una familia apoyándolo, ropa, calzado y juguetes nuevos cada navidad, una buena educación, se podría decir que tuvo una vida cómoda.

En sus comienzos el propósito era llevar a los niños más vulnerables de la región a disfrutar por primera vez del cine, sin embargo, los jóvenes ucabistas voluntarios decidieron cambiar el rumbo de una mejor manera. Los niños eran llevados a la sede de la UCAB, la cual se ambientaba como una gran fiesta infantil, llena de juegos y charlas recreativas antes de visitar las salas de cine. Luego del evento, se hacían donaciones a las comunidades involucradas en esta actividad.

En su primera edición asistieron 150 niños de cuatro comunidades y la colaboración de 30 voluntarios estudiantes de diferentes carreras de la universidad. Para la segunda edición, aumento a 550 niños y 380 voluntarios; la tercera edición, contó con 450 niños y 350 voluntarios, y para la ultima edición se vieron beneficiados 500 niños gracias a 450 voluntarios.

Voluntarios indirectos

un-dia-de-cine-3
Payasos de Hospital y Staff de un Día de Cine. Foto tomada de la página de Facebook un Día de Cine.

Alejandro Salazar, estudiante de Ingeniería Industrial en la UCAB Guayana, tuvo la oportunidad de participar en la cuarta edición de Un Día de Cine indirectamente. Salazar pertenece a Doctor Yaso “Payasos de Hospital” quienes fueron invitados por el Staff y entre el grupo de payasos se encontraba él.

Para Salazar, fue una experiencia gratificante, “nosotros como payasos de hospital buscamos que los pequeños en situación hospitalaria tengan unos minutos diferentes de su rutina en el hospital. Estos chicos hicieron ese día prácticamente lo mismo con niños de comunidades desfavorecidas de la zona y les dieron algo único, les dieron una enorme fiesta, una película en las salas de Cines Unidos, les dieron un día para ser lo que realmente son, niños.

Un día de cine, se podría decir que es un incentivo escolar e interactivo en los estudiantes de colegios públicos. Los niños que participan en la actividad la ven como un reforzamiento positivo, un premio que se ganan por su esfuerzo, por ir todos los días al colegio y por buen comportamiento.

Por su parte, en los estudiantes que participaron en el voluntariado realza y promueve valores tales como humildad, comprensión, respeto, altruismo, sensibilidad y amor por el prójimo.

Querer es poder

Kelly Tovar, ex estudiante de la UCAB fue voluntaria en su tercera edición, para ella “fue una experiencia muy positiva para todos los niños, muchos salen de situaciones difíciles y son pocos los que trabajan, por así decirlo, en sus metas y sueños.” Kelly ese día realizó el recorrido por la universidad con ellos, “en sus caras se podía ver la esperanza de creer en lo posible”.

un-dia-de-cine-2
Entradas que eran vendidas para pagar algunos gastos de la actividad. Foto tomada de página de de Facebook de Un Día de Cine.

Expresa que es un hecho lamentable que no continúe la actividad ya que siente que es necesaria para realzar los valores y el significado de ser ucabista. El estar en contacto con los niños, hacerlos sentir cómodos ya que “muchos están con recelo al comienzo”, animarlos para que sigan estudiando y puedan llegar a la universidad es algo que se necesita en la sociedad actual.

Las dificultades económicas por las que atraviesa el país nos afectan a todos, en especial a los más vulnerables, los niños. Actividades como Un Día de Cine cuentan con el respaldo de una gran cantidad de voluntarios, en su mayoría jóvenes universitarios con muchas ganas de continuar el proyecto.

Solo hace falta poner un granito de arena para que siga creciendo, tal vez no con la misma cantidad de niños involucrados, sin embargo, la participación en voluntariados por parte de los universitarios ayuda a reforzar aptitudes y sentir humanitario que en estos tiempos tan difíciles se sienten perdidos. Así que, ¿por qué no continuar con Un Día de Cine? Al final de cuentas lo que impulsa es querer darles a los pequeños de Ciudad Guayana un día que no han tenido jamás en su vida por las circunstancias en las que viven.

Video de Un Día de Cine, extraído de Youtube

Advertisements
Un Día de Cine

Comprometidas con la tesis

Adriana Maldonado

Adylene Peñalver

Pocos estudiantes empiezan a pensar en el tema de tesis. Otras personas de semestres avanzados nos recomendaban tener uno antes de llegar a ver “Investigación de Medios Periodísticos”, materia -tipo inducción- para la realización del Trabajo de Grado. Escoger el tema es difícil y conlleva a un gran compromiso para llevarlo a cabo.

La tesis es ese deber que ningún estudiante desearía tener, es como un matrimonio arreglado, ya sea por la obligación de alguna de las dos partes, en fin… es eso que quisieras que jamás llegara a tu vida, ni por equivocación.

El estrés que nos causa es impresionante, quita el sueño y no podemos dejar de pensar en ella ni cuando estamos pasándola bien en una fiesta, ni bañándonos, ni comiendo el plato favorito, es decir, está presente en nuestra mente hasta el día en que toque sustentarla.

8sn18l
Imagen cortesía: GeneradorMemes.com

Elección del tema

El trabajo de grado es un proceso un poco largo, inicia a partir del octavo semestre cuando debemos elegir el tema, por el que se corresponde sentir la pasión para que al momento de su realización no se torne aburrido y así podamos hacer algo que nos guste. Ahí es cuando entra el dilema y aunque parezca un poco loco surge la pregunta: -“Ajá, ¿y a mí qué me gusta?”- Es una indecisión como cuando una chica va a comprar ropa, pero no sabe qué escoger.

La profesora -Alba Perdomo- hizo que cayéramos en cuenta que ya estábamos montados y en marcha hacía la meta y que el camino está por terminar. ¡No lo podíamos creer! seriamente teníamos que pensar sobre cuál tema escoger para la primera evaluación que era la propuesta del tema con la pregunta, el problema y los objetivos. Era ahora o nunca.

El anteproyecto

El día en que entregamos la propuesta tuvimos que esperar como dos semanas para saber si nuestros temas eran aceptados o no por el comité. Cuando llegó el momento, tuvimos la noticia que la mayoría de los temas fueron aceptados. Muchas veces (casi siempre, como el 90%) el tema que elegimos desde el principio tiene que ser cambiado por distintas razones, ya sea por la falta de información, porque al comité no le guste o por otros motivos que se presentan, pero cuando la pegamos con el tema da una satisfacción increíble.

Para la entrega formal del anteproyecto, fue un día estresante. Algunos estaban terminando el mismo día el trabajo, al menos ese no fue nuestro caso, igualmente para todos fue un corre, corre, pero al fin y al cabo lo entregamos y nos quitamos un peso de encima días antes de las vacaciones.

compromiso
Imagen cortesía: GeneradorMemes

Un paso más

Llegar al noveno y décimo semestre es un gran logro, se siente la alegría de ya ser licenciados. Pero seguido a eso, viene a la mente la fulana llamada “tesis” y es ahí cuando pensamos ¡cómo quisiera estar en los primeros semestres! Para no pasar por esta pesadilla todavía, es como que si se nos borrara la sonrisa de manera instantánea, y ni se diga cuando preguntan -“¿cómo vas con la tesis?”- Desde ese momento se convierte en la interrogante que no quisiéramos responder para no entristecer nuestro corazón.

Siendo esta la última promoción del pensum derogado, quedará como parte de la historia de la universidad y sobretodo, marcará parte de la vida de la profesora de Trabajos de Grado, Ana María Quintero, una persona que nos ha ayudado a todos a dar este gran paso nupcial que es comprometernos con la tesis hasta llegar al altar.

Comprometidas con la tesis