Un Día de Cine

Desde sus inicios, la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) ha sido ejemplo de responsabilidad social con los sectores más necesitados del país tanto a nivel local como regional. Mediante la Extensión Social Universitaria, se crea una alianza entre la universidad y la comunidad con la finalidad de promover la interacción de las universidades dentro de las comunidades identificando los problemas y demandas de estas, todo esto  mediante el impulso de voluntariados, entre los que se encuentra la organización estudiantil Un Día de Cine.

udc
Convocatoria de voluntarios. Foto tomada de la página de Facebook de Un Día de Cine

Un día de cine es un voluntariado que inició en el año 2012 como iniciativa de estudiantes de la UCAB Guayana hasta el año 2015, beneficiando en sus 4 ediciones a 1550 niños de 35 comunidades diferentes. Su objetivo principal es motivar a los niños de escasos recursos en la región, brindándoles la oportunidad de vivir un día diferente en su realidad mientras fomenta en ellos la autosuperación.

 

Para esto, los voluntarios organizaban una mañana llena de actividades recreativas, orientadas al área educativa, creativa, deportiva y artística todo esto realizado en las instalaciones del campus universitario. Al final la jornada concluía con la proyección película en una sala de cine.

Además de incentivar el voluntariado universitario, la actividad dio pie para que diferentes personalidades reconocidas de la zona dieran su aporte, entre ellos el Mago Junior, el Mago Neo, agrupaciones de la universidad como Paralelo 8 inclusive llegaron a participar algunos jugadores del equipo de fútbol regional Mineros de Guayana quienes firmaron las camisas de los pequeños y jugaron un rato con ellos.

Primeros pasos

Toda esta idea nace de Carlos Carli, ucabista graduado de la escuela de Administración y Contaduría, quien funda Un Día de Cine por “la necesidad de querer darle a los niños una oportunidad de soñar, de salir de la realidad agobiante por lo menos por un día”. Carli tuvo una infancia con muchas posibilidades, con acceso a diversión, comida en la nevera, una familia apoyándolo, ropa, calzado y juguetes nuevos cada navidad, una buena educación, se podría decir que tuvo una vida cómoda.

En sus comienzos el propósito era llevar a los niños más vulnerables de la región a disfrutar por primera vez del cine, sin embargo, los jóvenes ucabistas voluntarios decidieron cambiar el rumbo de una mejor manera. Los niños eran llevados a la sede de la UCAB, la cual se ambientaba como una gran fiesta infantil, llena de juegos y charlas recreativas antes de visitar las salas de cine. Luego del evento, se hacían donaciones a las comunidades involucradas en esta actividad.

En su primera edición asistieron 150 niños de cuatro comunidades y la colaboración de 30 voluntarios estudiantes de diferentes carreras de la universidad. Para la segunda edición, aumento a 550 niños y 380 voluntarios; la tercera edición, contó con 450 niños y 350 voluntarios, y para la ultima edición se vieron beneficiados 500 niños gracias a 450 voluntarios.

Voluntarios indirectos

un-dia-de-cine-3
Payasos de Hospital y Staff de un Día de Cine. Foto tomada de la página de Facebook un Día de Cine.

Alejandro Salazar, estudiante de Ingeniería Industrial en la UCAB Guayana, tuvo la oportunidad de participar en la cuarta edición de Un Día de Cine indirectamente. Salazar pertenece a Doctor Yaso “Payasos de Hospital” quienes fueron invitados por el Staff y entre el grupo de payasos se encontraba él.

Para Salazar, fue una experiencia gratificante, “nosotros como payasos de hospital buscamos que los pequeños en situación hospitalaria tengan unos minutos diferentes de su rutina en el hospital. Estos chicos hicieron ese día prácticamente lo mismo con niños de comunidades desfavorecidas de la zona y les dieron algo único, les dieron una enorme fiesta, una película en las salas de Cines Unidos, les dieron un día para ser lo que realmente son, niños.

Un día de cine, se podría decir que es un incentivo escolar e interactivo en los estudiantes de colegios públicos. Los niños que participan en la actividad la ven como un reforzamiento positivo, un premio que se ganan por su esfuerzo, por ir todos los días al colegio y por buen comportamiento.

Por su parte, en los estudiantes que participaron en el voluntariado realza y promueve valores tales como humildad, comprensión, respeto, altruismo, sensibilidad y amor por el prójimo.

Querer es poder

Kelly Tovar, ex estudiante de la UCAB fue voluntaria en su tercera edición, para ella “fue una experiencia muy positiva para todos los niños, muchos salen de situaciones difíciles y son pocos los que trabajan, por así decirlo, en sus metas y sueños.” Kelly ese día realizó el recorrido por la universidad con ellos, “en sus caras se podía ver la esperanza de creer en lo posible”.

un-dia-de-cine-2
Entradas que eran vendidas para pagar algunos gastos de la actividad. Foto tomada de página de de Facebook de Un Día de Cine.

Expresa que es un hecho lamentable que no continúe la actividad ya que siente que es necesaria para realzar los valores y el significado de ser ucabista. El estar en contacto con los niños, hacerlos sentir cómodos ya que “muchos están con recelo al comienzo”, animarlos para que sigan estudiando y puedan llegar a la universidad es algo que se necesita en la sociedad actual.

Las dificultades económicas por las que atraviesa el país nos afectan a todos, en especial a los más vulnerables, los niños. Actividades como Un Día de Cine cuentan con el respaldo de una gran cantidad de voluntarios, en su mayoría jóvenes universitarios con muchas ganas de continuar el proyecto.

Solo hace falta poner un granito de arena para que siga creciendo, tal vez no con la misma cantidad de niños involucrados, sin embargo, la participación en voluntariados por parte de los universitarios ayuda a reforzar aptitudes y sentir humanitario que en estos tiempos tan difíciles se sienten perdidos. Así que, ¿por qué no continuar con Un Día de Cine? Al final de cuentas lo que impulsa es querer darles a los pequeños de Ciudad Guayana un día que no han tenido jamás en su vida por las circunstancias en las que viven.

Video de Un Día de Cine, extraído de Youtube

Un Día de Cine

Comer: una costosa odisea

Kristina Guido, Inés Liconti y Nairovis Díaz.

La crisis altera el modus vivendi de cualquier venezolano y el campus de la Universidad Católica Andrés Bello en Guayana no escapa de los problemas económicos nacionales. Los estudiantes, profesores y demás integrantes de la comunidad ucabista son testigos diariamente de lo complejo que se vuelve tener que comer fuera de casa.

Dentro de la sede existen cuatro espacios habilitados para el expendio de bebidas y alimentos: Mawidas Café, Graciel Café, Nico Café y Juantequeño. Todos atienden la demanda para desayunos, pero solo Graciel (conocido por su ubicación como “la casa del estudiante”) y Nico (referido comúnmente como “caja negra”) ofrecen almuerzos.

Caja_negra_2[1].jpg
Cafetín “Nico Café y módulo 1 de Ucab Guayana. Crédito: Kristina Guido.

A muchos estudiantes se les hace imposible costear los precios de los alimentos. Un pastelito puede llegar a costar 800Bs, igual que un jugo natural pequeño, mientras que un café de máquina asciende a los 950Bs y un almuerzo puede oscilar entre los 2600 y los 3000 bolívares sin bebida.

Ante la situación, los diferentes locales han visto disminuidas sus ventas. Norvys Fresa, empleada de Juantequeño, asume que los visitantes ahora “compran menos que antes” y  acredita también a la escasez de efectivo para cancelar el costo total de las compras.

Medidas como traer comida de casa y compartir con los conocidos se multiplican de igual manera entre los estudiantes y empleados. Por tal razón, uno de los últimos proyectos desarrollados para ampliar las comodidades del campus guayanés es la creación de un espacio con microondas en la parte posterior del edificio de la Biblioteca.

Estudiantes habían manifestado sus quejas respecto al servicio prestado por los cafetines, ya que para calentar un almuerzo implica despojarse de 100 bolívares diariamente, situación que consideran innecesaria.

Servicio

Por otra parte los profesores como Mariely Sarmiento, coordinadora académica en la Escuela de Ciencias Sociales, manifiestan que la universidad tiene una certificación ISO9001 y eso les da “la capacidad que le dicten cursos de atención y calidad de servicio a todas las personas, para mejorar la relación interna”.

El Fondo Monetario Internacional, asegura que el país cerrará el año con una inflación del 700%, lo que indica que la situación de crisis en el país se agudizará y por ende los cafetines del campus, como otros locales, se verán afectados en la subida de los precios.

Son muchas las quejas por el tiempo de espera en los cafetines y  por las colas que no se mueven rápidamente. De la atención cuenta la profesora Sarmiento que se sienten maltratados porque “cuando nos contestan parecieran que le están dando la comida a alguien a quien le tienen desagrado”.

Higiene

La profesora Marianela Araujo, coordinadora de tesis en la Escuela de Relaciones Industriales, considera que en términos generales la limpieza se ve bien en todos los cafetines, pero cree que “habría que prestar más atención a las moscas, ya que es la temporada alta de este insecto y por lo tanto se  debería estar más pendientes y atentos.”

Muchos de los estudiantes se sientes afectados a la hora de comer en los cafetines por la molestia que ocasionan las moscas. Francisco Gutiérrez, estudiante de Comunicación Social,  manifiesta que “se hace casi imposible poder ingerir los alimentos con tranquilidad porque las moscas están por doquier”.

También hay cierta incomodidad por los recipientes de basura que se encuentra cerca de algunos cafetines puesto que generan mal olor. Entre los altos precios de los productos, el mal servicio en los locales y el desentendimiento de mantener pulcro los establecimientos, la comunidad no se resueltas sus molestias y existe un gran desagrado ante la situación.

En el siguiente video, cortesía del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad, conseguirás más información sobre la crisis y el papel que juega el Estado dentro de ella:

Comer: una costosa odisea

Seguridad Ucabista

Rosanny Mattey, Adriana Rivero y Hugo Maestre

Ciudad Guayana actualmente ocupa el onceavo puesto entre las ciudades más peligrosas del mundo. Por seis años consecutivos está urbe ha estado entre los primeros veinte puestos según el informe anual del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal (CCSPJP).

En consecuencia del alto índice de criminalidad, el robo es uno de los delitos que ha ido en aumento. Ningún espacio público o privado está exento a ser violentado por el hampa. Hospitales, clínicas, escuelas y universidades han sido víctimas frecuentes de los dueños de lo ajeno.

La Universidad Católica Andrés Bello, extensión Guayana (UCAB- Guayana) se ha caracterizado por ser un espacio abierto para toda la comunidad. Sus estudiantes, profesores, empleados y todos los que quisieran participar activamente dentro de la UCAB, tenían siempre un sí por parte de las autoridades para poder utilizar todas las

img_20161205_103947
Cartel de seguridad en la UCAB Guayana por, Adriana Rivero

instalaciones.

Desde el año 2012 esto ha cambiado un poco, la universidad ha sido objeto de múltiples robos que ha encendido las alertas a todos los que hacen vida allí y ha supuesto un cambio dentro de la seguridad interna.

Las autoridades han tomado cartas en el asunto, contratando a todo un cuerpo de seguridad para poder controlar o prevenir cualquier hecho violento y resguardar a toda la comunidad ucabista de los aconteceres diarios de inseguridad.

El uso visible del carnet y la elaboración de los pases con la matrícula de cada carro que entraba a la UCAB fueron las primeras medidas tomadas para regular las visitas a las instalaciones de la universidad.

Progresivamente se han implementado medidas que han generado controversia entre los alumnos, unos están de acuerdo y otros no.

Siete días de vigilancia                                               

Las autoridades de la UCAB han buscado la forma de ofrecer mejores servicios de seguridad desde los hechos violentos. Desde 2012 se ha visto el cambio frecuente de empresas de seguridad  tratando de conseguir la mejor que se adapte a las necesidades de la universidad.

Los cambios han sido siempre en busca de mejoras. A inicios de 2016 la seguridad se ha visto reforzada y a pesar de que aún los robos persisten se ha visto un aumento significativo de control en todas las instalaciones.

Iván Salazar, jefe de seguridad de  la UCAB, comenta que cuenta con un personal capacitado para controlar las áreas de la casa de estudio y que poco a poco se han visto los frutos de esta labor. También expresa que la mayoría de sus trabajadores cuenta con una

entrada-ucab-por-adriana-rivero
Entrada peatonal de la UCAB Guayana por: Adriana Rivero

profesión y que a la hora de postularse pide como requisito mínimo ser Técnico Superior Industrial (TSU), aunque esto no es excluyente. Aquellos que no tenga ningún título académico pero que cumplan con otros requisitos como experiencia, buena presencia y responsable reciben un inductivo de quince días antes de comenzar a laborar.

Salazar destaca la buena labor que han estado realizando pero muestra su descontento con algunos estudiantes que no han apoyado lo suficiente a los vigilantes y en algunos casos ha existido maltrato en contra de su personal de seguridad.  Se refirió específicamente al caso ocurrido el pasado 25 de noviembre en la entrada principal de esta institución donde hubo un incidente entre dos alumnos y un vigilante por la negativa de los estudiantes en registrarse para poder acceder a la universidad.

Ideas encontradas

Las nuevas medidas implementadas por parte de la seguridad de la universidad han sido tema de controversia principalmente entre los alumnos que no están de acuerdo con algunos cambios. No poder entrar a las instalaciones sino posee carnet o algún documento que lo identifique y el tener que registrarse continuamente es lo que más causa molestia en la población estudiantil pero como todo en la vida, algunos están de acuerdo y otros no.

“Yo me molestaría si me impidieran el paso a la universidad por un carnet, nada les cuesta a ellos utilizar los radios, informar que voy vía vehícular indicar mi número de cédula para que lo anoten la planilla de registro”. Declaró Yirbelis Sanabria, estudiante de Comunicación Social.

Según el Concejal del Municipio Caroní José Orta y estudiante de la católica hay que aplaudir los esfuerzos realizados por el equipo de seguridad universitaria ya que han podido combatir y reforzar las medidas de seguridad en la universidad, ya que sabe lo difícil que es proteger al estudiantado de la delincuencia debido a la situación país.

El Concejal insta a los estudiantes a reconocer y respetar la labor que realizan los vigilantes ya que no es nada fácil esta labor.

Si bien es cierto que hay choques de opiniones, los estudiantes y la seguridad deben poner de su parte para lograr una relación saludable entre toda la comunidad ucabista.

Seguridad Ucabista

Voluntaria de vocación

Rosanny Mattey, Adriana Rivero

Eumelis Moya profesora de distintas materias y coordinadora del Servicio Comunitario en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) comenzó su historia en esta casa de estudio en el año 1998 cuando ingresa como alumna a la Escuela de Derecho, allí participa en el Voluntariado de Niñas, Niños  y Adolescentes (Valun), producto de esta labor crea, junto a una compañera, la  Defensoría Comunitaria de Niños, Niñas y Adolescente Santa Teresa

euemelis-moya%2c-por-adriana-rivero
Eumelis Moya, por: Adriana Rivero

 La universidad adopta el programa que creó Eumelis por la responsabilidad que tiene esta de apoyar a organizaciones que no cuentan con los recursos necesarios y así promover desde sus aulas con la ayuda de los alumnos lo que es la gestión social y el voluntariado.

 “Estuve trabajando ahí unos tres años y medio  más o menos. Cuando la universidad asume la Responsabilidad Social Universitaria vía ley que ya no es un voluntariado si no una ley. Nos llaman a las personas que de alguna manera habíamos tenido alguna participación y habíamos adquirido una experiencia  en materia comunitaria”, comentó la Profesora.

En el año 2006, el profesor Carlos Blanco llama a Eumelis que tiene una entrevista en la Escuela de Comunicación Social con la directora de entonces Olimpia Berti.

Moya destaca una de las primerias impresiones al llegar la Escuela de Comunicación fue de escepticismo  hacia los integrantes de ella debido a que observó una pancarta que colgaba del techo hasta el piso que decía Voluntariado Sinérgico. “Pero esta gente sí es pantallera, -¡no los soporto! son tan farandis”, expresó la Coordinadora.

Bienvenida a Comunicación

Luego de su entrevista Eumelis se adueñó del cargo como Coordinadora de Servicio Comunitario en la Escuela de Comunicación Social, el proceso de adaptación fue difícil, el choque entre las carreras era notorio. La profesora comenta que los estudiantes de Derechos tienden a ser más sosegados, estructurales y pragmáticos, en cambio, en Comunicación todo se vuelve muy etéreo, bohemio, irreverentes, con personalidades muy marcadas “una mezcla de todo”, afirma Moya.

La adaptación ha sido difícil de acoplar, las expectativas de la profesora terminaron siendo muy distinta a las de los estudiantes, para todo ha sido un constante aprendizaje y evolución.

Actualmente, Eumelis está a cargo de ocho proyectos macros de manera institucional que llevan por nombre Apoyo Comunicacional y de estos se derivan diversos proyectos. Un ejemplo de ello es la Diócesis de Ciudad Guayana que ofrece el apoyo a distintas parroquias como Iglesia San Buenaventura y la Parroquia Sagrada familia, también se incluye Fescive y Radio Familia.

También existen los programas macros de Periodismo Comunitario donde se ofrece ayuda en materia de comunicación  a escuelas públicas.

Estos proyectos iniciaron como convenios mixtos entre las instituciones y la UCAB  Guayana, pero en algunos momentos dirigentes de las organizaciones se dirigieron directamente con la profesora para unir esfuerzos y aumentar la participación de los estudiantes.

En pro de integrar a los estudiantes en el proceso de servicio comunitario la profesora Eumelis los motiva a proponer sus propios proyectos con organizaciones diferentes con las que se han trabajado son evaluados y normalmente son admitidos. Aquellos proyectos con muy buenos resultados son tomados por la Universidad para seguir trabajando
con dichas instituciones.

Eumelis Moya desarrolla muchas actividades, no solo es coordinadora del Servicio Comunitario  también es profesora en algunas materias de la Escuela como Teoría de la Argumentación, Ética de la Comunicación y Régimen Jurídico.

Voluntaria de vocación

Reviviendo Un Día de Cine

No existe gratificación más grande que saber que estás contribuyendo con el bienestar del otro, esta es la principal motivación que mueve al staff y a los voluntarios de Un Día de Cine. Más allá de brindarles a los pequeños de las comunidades más necesitadas de Ciudad Guayana  un día diferente, nos aseguramos de sembrar  en ellos las ganas de estudiar y en los jóvenes el deseo de ayudar a aquellos que de verdad lo necesitan. El pasado 18 y 19 de noviembre  de 2014 se llevó a cabo la cuarta edición en donde 300 niños se vieron beneficiados.

Un dia de cine 4 (7 of 8)

Despertamos a las 4:30 de la mañana, habíamos dormido poco
pues la noche anterior estuvimos hasta tarde preparando  la comida y  la vestimenta de los niños. Los voluntarios que irían a las comunidades para acompañar a los autobuses se encontraron con nosotros a las 5:30am en la entrada de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) de Ciudad Guayana, se les explicó las direcciones, se les entregó el desayuno y las franelas de los niños y partieron hacia sus destinos: Cambalache, San Jacinto, un modulo que atiende a niños con VIH y las casas hogares Miguel Magone y Madre Emilia.

Luego de un camino de juegos y risas los niños de todas las comunidades llegaron a las instalaciones de la Universidad, aquí los esperaba el grupo de artes escénicas que preparó una sesión de cuenta cuentos en el anfiteatro, una vez culminada esta actividad dirigimos a los pequeños por un tour en el campus universitario, recorrieron desde la casa del estudiante, pasando por los módulos hasta la cancha de usos múltiples en donde el profesor Neomán los esperó para sorprenderlos con su show de magia mientras disfrutaban de ricos helados.

Cuando la magia de Neomán terminó, otra pareció encenderse, los jugadores de Mineros de Guayana, Edson Castilo, Sema Velásquez y Richard Blanco, entraron a la cancha junto a Migua, la mascota del equipo, para jugar un rato con los niños. Los futbolistas cantaron, bailaron, dieron charlas, se tomaron fotografías y hasta firmaron las franelas de los mini fans. Luego los deportistas se sentaron junto a los pequeños para disfrutar de un show protagonizado por las princesas de Frozen, en el que todos cantaron al son de “Libre soy” para luego dirigirnos hacia las cámaras.

Emotivos momentos

Todos nos organizábamos para la foto oficial que se toma tradicionalmente en la cancha de fútbol, entre los saltos y brincos de los niños pudimos convencerlos de acercarse para capturar el recuerdo que quedaría de esta edición, a cada niño se le entregó un globo con helio en donde debían colocar un deseo para su futuro, cientos de deseos fueron elevados al cielo pero sin duda uno de los más conmovedores fue el del pequeño Manuel del Módulo de Manoa quien lo único que deseaba era “estar sano para poder seguir en el colegio”.

Un dia de cine 4 (2 of 8)

Luego de que todos los deseos se elevaran al cielo, a eso de las 10:50 de la mañana los voluntarios, los niños y parte del staff, se dirigieron a los autobuses para partir a Cines Unidos. Mientras otra parte del equipo organizador se quedó en la Ucab para arreglar las canchas, recoger las pancartas, globos y ajuares decorativos.

A las 12 del mediodía comenzó la película “Minúsculos 3D”, que captó la atención de los niños mientras disfrutaban de cotufas y jugos. Al terminar la función los pequeños partieron a sus comunidades pero dejaron en los voluntarios, su huella. Plasmando en los ucabistas el deseo de continuar ayudando a la comunidad, motivar a los niños y dejar sorprender por esas realidades que esconde Ciudad Guayana.

Un dia de cine 4 (8 of 8)

Ana Laura Remon & Paola Ferreira

Reviviendo Un Día de Cine

Embajadores Comunitarios: formando líderes en Guayana

Paola Ferreira & Ana Laura Remon

Fundación Embajadores Comunitarios (FEC) es un proyecto social dirigido por estudiantes de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), que se inició en Ciudad Guayana en marzo del 2013. Su misión principal es brindar herramientas de liderazgo, negociación, oratoria, tolerancia y resolución de problemas a niños de escasos recursos de San Félix. Además de ser un excelente formador de futuros líderes y emprendedores del país.

Los Modelos de Naciones Unidas (MUN) son competencias estudiantiles en las que los jóvenes pertenecientes a una delegación deben representar un país y sus intereses en una simulación de lo que sería una Asamblea, Comité o Consejo de Seguridad en la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los participantes aprenden a ser buenos oradores, a escuchar, a negociar, a tolerar, a llegar a acuerdos y es una excelente formación para futuros líderes y gerentes. Estas competencias se hacen a nivel de colegios, de universidades, tanto a nivel de nacional, como internacionalmente. Al igual que con los concursos de belleza, Venezuela es uno de los países fuertes en las competencias internacionales y ha ganado varias competencias.

Las delegaciones venezolanas siempre han destacado en cuanto a MUN se refiere. Universidades nacionales han ocupado los primeros puestos en rankings mundiales y hasta los colegios se han dejado envolver por la fiebre “munera” del país.

Hasta hace poco los MUN, habían sido exclusivos de universidades y colegios privados. Sin embargo, una iniciativa de la Ucab denominada Fundación Embajadores Comunitarios, se ha encargado de organizar delegaciones en colegios públicos con el fin de instruir a niños de escasos recursos del país todas las herramientas obtenidas por estas maravillosas actividades.

Motivación principal

María Paula Izquierdo, estudiante del noveno semestre de Comunicación Social mención Publicidad y Asesora Académica de FEC, afirma que más allá de bridarle herramientas, esta iniciativa social pretende hacer de los niños “líderes comunitarios, que ellos tengan la preparación suficiente para en un futuro ser capaces de resolver conflictos, buscar soluciones a las problemáticas que afronten en sus barrios y guiar a sus vecinos por el camino de la paz y el bien”.

Esta organización que se ha valido de la metodología de los Modelos de las Naciones Unidas, además de enseñar técnicas de negociación y liderazgo propicias para los debates, imparten conocimientos de vida y motivan a sus alumnos en primer lugar a soñar y luego a luchar hasta materializar esos sueños.

Sebastián Fraga, estudiante del cuarto semestre de Administración y Asesor de FEC, piensa que de todas las actividades en las que ha estado dentro de la Ucab, esta ha sido la más enriquecedora “porque no solo estoy creciendo yo como profesional y persona, sino también estoy dándole las mismas oportunidades que tuve a niños que lastimosamente no corren con la misma suerte que nosotros, los estamos motivando a superarse y eso es lo más importante”.

Ejemplificando el futuro

Un “munero” es el término que se utiliza para nombrar a aquellos que forman parte de algún Modelo de Naciones Unidas. En la Ucab existen actualmente cuatro modelos, HNMUN, WORLDMUN, ITAMUN y LAMUN. Quienes pertenecen o han tenido la oportunidad de participar en estas actividades enfatizan el cambio que ha generado en sus vidas. Más allá del modelo y la competencia, estas organizaciones les han brindado herramientas que les facilitarán y ayudarán en su desempeño laboral y profesional.

“Para mi HNMUN ha sido una experiencia de constante aprendizaje, es decir, cambió mi forma de ver el mundo, la realidad e incluso modificó mis metas y aspiraciones. Ahora imagínate como esto puede ayudar a niños que se creen destinados a un futuro incierto, más allá del modelo les estamos dando la capacidad de diseñar un mejor futuro y eso es algo grandioso. La idea no es solo crear una burbuja y aislarlos de su realidad, la idea de Embajadores Comunitarios es hacer de estos niños, de estos adolescentes ciudadanos modelo, personas útiles y exitosas para nuestra sociedad, pero especialmente jóvenes que sean ejemplo para otros jóvenes y puedan más que enseñarles, mostrarles cómo alcanzar sus sueños” afirma Izquierdo.

María Fernanda Salazar, egresada de la Ucab Guayana, describe su experiencia como “munera” como una parte esencial en su formación como profesional. Sin embargo, ella considera que te forma y prepara aún más la FEC que cualquier modelo y competencia, “Embajadores Comunitarios es una organización y como tal debe verse, es de alguna manera tu primera experiencia laboral y así como les enseñamos a los niños técnicas para negociar, para nosotros es un reto porque ya no estamos simulando, nosotros estamos dentro del conflicto y somos parte de él”.

Salazar considera que FEC, va mucho más allá que cualquier otra actividad extracurricular en la Ucab Guayana “Podemos hacernos de la vista gorda o podemos generar un cambio. Y es una gran responsabilidad, pero a la vez es gratificante saber que pusiste tu aporte, pequeño o grande, pero lo hiciste. FEC no es una actividad alternativa, no es un hobbie, es una organización que ayuda a construir futuro pero sobre todo país”.

La FEC sigue semana a semana trabajando, impactando en la vida de niños que ayer no sabían sí tendrían un mañana pero que hoy sueñan con un futuro, sueñan con hacerse profesionales, pero sobre todo sueñan con un país bueno y mejor. Un país lleno de oportunidad para todos por igual y cada vez con menos desigualdad social.

Palabras claves: FEC, MUN, munero, HNMUN, Ucab, delegación.

Embajadores Comunitarios: formando líderes en Guayana

Vivir para la comunidad

Ana Laura Remon & Paola Ferreira

En Guayana, si existe alguna ucabista que lleve en la sangre y el corazón el lema ignaciano que se ha convertido en bandera de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) “en todo amar y servir” esa es Pilar Games. Ella considera que la Universidad “es pionera y marca la pauta” en cuanto a voluntariados sociales se refiere. Aunque también es una realidad que  todavía falta mucho que dar y hacer por la comunidad: “Un poco como regresar eso que recibes del país y de su gente”.

Subiendo al segundo piso de la plaza central de la biblioteca. Atravesando el pasillo que esta hacia la izquierda. Pasando vicerrectorado, encuentras la puerta de Proyección a la Comunidad. Resultó mera suerte toparnos con ella en la oficina, pues prefiere pasar sus horas de trabajo en cualquier otra zona de Guayana que la necesite. Nos recibe con una amplia sonrisa que parece no entrar en su menudez, piel oscura y cabello canoso. Sus ojos parecen titubeantes, no está del todo clara el por qué fue escogida para una entrevista, pero cuando la grabadora empezó a correr, su chip de cuentacuentos de anécdotas, recuerdos e historias conmovedoras pareció encenderse también.

En Santa María de Ipire, estado Guárico, creció siendo una niña feliz y agradecida.  Llena de amor de quienes la rodeaban: su madre, sus tres hermanas y su padre. Recuerda con anhelo el campo al que solían visitar al inicio de todas las vacaciones. Allí era libre de hacer lo que más le gustaba: treparse a los árboles, recoger sus frutos y construir una improvisada casita.

-¿Cómo llegaste a la Ucab Guayana?

-Luego de más de 30 años trabajando con Sidor (Siderúrgica del Orinoco) en el área de trabajos sociales, fui despedida a raíz del paro petrolero. Luego estuve dos años en el mundo de los negocios, pero eso no era lo mío. Vine a la universidad por esas cosas de la vida, luego de dos años sin hacer nada me di cuenta que lo mío no era estar entre cuatro paredes. Decidí buscar trabajo y metí mi curriculum y me llamaron para trabajar en la parte del área social. Por suerte seguí dentro mi campo y desarrollandome en lo que me gusta y lo que se hacer.

Vivir para servir

Pilar Gamez ama su trabajo y piensa que la mejor recompensa que ha obtenido tras esos años trabajando por la comunidad es que “todo ese quehacer con la gente es lo que ha moldeado mi modo de vida, mi carácter, mi calidez, mi relación con el otro, la capacidad de verme reflejada en el otro”.

Pilar admite que su compromiso social no tiene horarios de trabajo: “queda una relación fuera del trabajo con las comunidades donde la Universidad tiene alcance y tu me ves sacando tiempo de donde no lo tengo para visitarlos”.

-¿Qué haces en tu tiempo libre?

-En mi tiempo libre sigo haciendo mi vida, en vacaciones visito a mi familia a quienes amo inmensamente, pero sinceramente parte de mi vida es el Hogar Madre Emilia, todos mis domingos son de ellos.

Pilar considera que el rasgo principal de sus carácter es la persistencia, “nunca me doy por vencida”. Su más grande sueño es poder ver a Venezuela unida. El mensaje que tiene que enviarle a los jóvenes ucabistas es simple:  “Sean auténticos, siempre piensen en el otro, esas son cosas que llenan mucho el alma. Solos no podemos subsistir, vivir y hacer las cosas. Cosechen esa hermandad, ese respeto, esa unión. No que te sientes y que quieras estar por sobre el otro, la vida es estar con el otro”.

Vivir para la comunidad