UCAB-Guayana: llena de misterios

Bien sea por superstición, bromas o sucesos paranormales, la Universidad Católica Andrés Bello – extensión Guayana es una cuna para los rumores de pasillo, las tradiciones y los misterios no resueltos.

Andrés Bello en Ucab Guayana
Andrés Bello el gran intelectual de Venezuela. Tomada de imágenes Google.

“Si te sientas con Andrés Bello te queda el semestre”, esa frase la ha escuchado, al menos una vez, todos los que empiezan su aventura en la Católica. Esta superstición es la más conocida entre los ucabistas. Hay testimonios contrastados y eso la hace aún más interesante.

“El ex vice-rector Rafael Estrada habló con seguridad en medio de una clase de Historia de la Cultura I y dijo que el rumor era cierto. Y fue aún más extremo y nos advirtió que si nos sentábamos con Andrés Bello y le tocábamos la cabeza no nos íbamos ni a graduar. Obviamente no lo hice. No quise probar mí suerte”, asegura Laura Mauro, estudiante del 10mo de Audiovisuales y Publicidad, pronta a graduarse.

Conocidos de Laura hicieron la gracia y no les fue muy bien. “Algunos repitieron el semestre, otros dejaron de estudiar. Sé que tiene que ver más por la falta de constancia y recursos, pero igual es divertido pensar que la maldición tiene algo que ver en eso”, concluye la futura licenciada.

Por otro lado, Victor Rodríguez, compañero de Mauro, fue osado y lo hizo, pero hizo trampa e igual está por graduarse. “No quería arriesgarme tanto, así que luego de saber todas mis notas de primer semestre y ver que sí había pasado. Ya seguro en el segundo semestre, fui y me senté con la estatua. No mentiré, me dio cierto temor, pero al final me reí y me fui tranquilo. Las supersticiones son tan absurdas pero tan divertidas a veces”, confiesa Victor con una sonrisa. La regla confirmada hasta ahora es que la maldición te caerá solo si estás en primer semestre y cometes esa ofensa al ilustre prócer.

Tradiciones y rutinas

Marco Di Bonaventura, estudiante de Ingeniería Informática, comenta que sus primeros semestres fueron todo un drama lleno de sufrimiento y lágrimas de sangre durante la época de parciales. Tan solo escuchar los apellidos “Parodi” o “Seijas” trae imágenes de pesadillas vividas en carne propia con Matemática I y Programación II. “Es tradición asustar a los nuevos diciendo que en el módulo A2 puedes ver en el piso manchas antiguas de sudor, y otros fluidos corporales, frente a los salones como recordatorio de los compañeros caídos”, revela entre risas el futuro ingeniero.

IMG_20150113_113557
Vista del piso 3 de biblioteca desde Mezzanina. Tomada del banco de imágenes de Lente Ucabista. 

A su vez, Ramón Ruiz, ya en su 4to año de Derecho, explica que para ellos es tradición ponerse sobrenombres con los apellidos que les salgan en los casos presentes en los exámenes de Fiscal o bromear con el Código penal. Aunque confiesa que más que tradición, es una forma de drenar toda la tensión y la locura de la época de finales. “A veces llegamos en la mañana a la biblioteca, nos metemos en una sala de estudio y cuando salimos, nos damos cuenta que es de noche y debemos ir a clases. Bromear con los términos que usamos para los exámenes de Mario Castro es solo una vía de escape de todo el estrés”, afirma Ramón mientras se acomoda los lentes.

Los estudiantes de Ingeniería Civil no se escapan mucho de la realidad antes expuesta. Estefani Villegas es más ojeras que persona, al igual que sus compañeros, pero para ellos no es tradición, es algo tácito que el piso 1 de la biblioteca les pertenece todo el semestre, todo el día, todos los días. “Todos lo saben, hasta los de Administración y Contaduría lo saben y solo se aparecen al final de semestre para intentar salvarlo”, afirma Estefani.

La escuela “embrujada”

Desde los tiempos de los Movart con el profesor Nelson Galvis, en la escuela de Comunicación Social habita un ser, una escultura que siempre está en una esquina sentado. Muchos le llaman “Juan”, “Ramón” o “Ernesto”. No se sabe en sí su verdadero nombre y tampoco se conoce es cómo cada mañana él amanece en un lugar diferente. “Quien nos dijo sobre el suceso fue el profesor Alfredo Calzadilla cuando nos daba clases. Incluso nos confesó que él bromeaba al respecto con la profesora Grisolía hace mucho tiempo, pero que luego lo dejó de hacer y Ramón se seguía moviendo de sitio”, relata Carlos Linares, estudiante de Audiovisuales.

Algo más misterioso y hasta aterrador sucedió en el Estudio de radio de la escuela los primeros días de enero. Un grupo de estudiantes se encontraba grabando una cuña para la materia de radio con Andrés Camacaro en la cabina. Durante la grabación, nadie pareció escucharlo, pero cuando pusieron a sonar el audio, lograron escuchar un grito en el fondo mientras ellos hablaban normalmente. Todos se asustaron y decidieron dejar de grabar hasta la mañana siguiente.

Historias de los Becas

img-20170202-wa0011
La vista por dentro de “La cueva”. Tomada por Max Melville.

Los beca-trabajo son una raza aparte en la Ucab. Tienen su propio lenguaje y se ayudan entre sí, pero también tienen historias excéntricas, sobre todo los que trabajan de noche. Max Melville, beca-trabajo de “la cueva” o Audiovisuales (donde los profesores retiran los equipos multimedia), cuenta que al menos 1 vez a la semana aparece una foto tipo carnet de una persona distinta que nunca ha trabajado o se ha acercado a la oficina. “Este mes no estuve tan activo en el trabajo, me cubrieron en mi puesto 3 veces porque tenía que terminar la tesis. Cuando volví esta semana, ya habían aparecido 7 fotos. La mayoría de las veces es gracioso, pero esta vez no. Es macabro sentirse observado por tanta gente a las 9 pm cuando estoy yo solo y aún no termina mi turno”, confiesa Max con cierto nerviosismo.

La verdad es que Oscar Pollack, compañero de trabajo de Melville, confesó que este mes recolectó todas esas fotos tipo carnet para vengarse de Max por obligarlo a cubrir sus turnos en el trabajo.

Queda al criterio personal de cada quien, pero una casa de estudio y la vida del estudiante siempre serán más interesantes si están llenas de misterios por descubrir e historias por concluir.

UCAB-Guayana: llena de misterios

Un Día de Cine

Desde sus inicios, la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) ha sido ejemplo de responsabilidad social con los sectores más necesitados del país tanto a nivel local como regional. Mediante la Extensión Social Universitaria, se crea una alianza entre la universidad y la comunidad con la finalidad de promover la interacción de las universidades dentro de las comunidades identificando los problemas y demandas de estas, todo esto  mediante el impulso de voluntariados, entre los que se encuentra la organización estudiantil Un Día de Cine.

udc
Convocatoria de voluntarios. Foto tomada de la página de Facebook de Un Día de Cine

Un día de cine es un voluntariado que inició en el año 2012 como iniciativa de estudiantes de la UCAB Guayana hasta el año 2015, beneficiando en sus 4 ediciones a 1550 niños de 35 comunidades diferentes. Su objetivo principal es motivar a los niños de escasos recursos en la región, brindándoles la oportunidad de vivir un día diferente en su realidad mientras fomenta en ellos la autosuperación.

 

Para esto, los voluntarios organizaban una mañana llena de actividades recreativas, orientadas al área educativa, creativa, deportiva y artística todo esto realizado en las instalaciones del campus universitario. Al final la jornada concluía con la proyección película en una sala de cine.

Además de incentivar el voluntariado universitario, la actividad dio pie para que diferentes personalidades reconocidas de la zona dieran su aporte, entre ellos el Mago Junior, el Mago Neo, agrupaciones de la universidad como Paralelo 8 inclusive llegaron a participar algunos jugadores del equipo de fútbol regional Mineros de Guayana quienes firmaron las camisas de los pequeños y jugaron un rato con ellos.

Primeros pasos

Toda esta idea nace de Carlos Carli, ucabista graduado de la escuela de Administración y Contaduría, quien funda Un Día de Cine por “la necesidad de querer darle a los niños una oportunidad de soñar, de salir de la realidad agobiante por lo menos por un día”. Carli tuvo una infancia con muchas posibilidades, con acceso a diversión, comida en la nevera, una familia apoyándolo, ropa, calzado y juguetes nuevos cada navidad, una buena educación, se podría decir que tuvo una vida cómoda.

En sus comienzos el propósito era llevar a los niños más vulnerables de la región a disfrutar por primera vez del cine, sin embargo, los jóvenes ucabistas voluntarios decidieron cambiar el rumbo de una mejor manera. Los niños eran llevados a la sede de la UCAB, la cual se ambientaba como una gran fiesta infantil, llena de juegos y charlas recreativas antes de visitar las salas de cine. Luego del evento, se hacían donaciones a las comunidades involucradas en esta actividad.

En su primera edición asistieron 150 niños de cuatro comunidades y la colaboración de 30 voluntarios estudiantes de diferentes carreras de la universidad. Para la segunda edición, aumento a 550 niños y 380 voluntarios; la tercera edición, contó con 450 niños y 350 voluntarios, y para la ultima edición se vieron beneficiados 500 niños gracias a 450 voluntarios.

Voluntarios indirectos

un-dia-de-cine-3
Payasos de Hospital y Staff de un Día de Cine. Foto tomada de la página de Facebook un Día de Cine.

Alejandro Salazar, estudiante de Ingeniería Industrial en la UCAB Guayana, tuvo la oportunidad de participar en la cuarta edición de Un Día de Cine indirectamente. Salazar pertenece a Doctor Yaso “Payasos de Hospital” quienes fueron invitados por el Staff y entre el grupo de payasos se encontraba él.

Para Salazar, fue una experiencia gratificante, “nosotros como payasos de hospital buscamos que los pequeños en situación hospitalaria tengan unos minutos diferentes de su rutina en el hospital. Estos chicos hicieron ese día prácticamente lo mismo con niños de comunidades desfavorecidas de la zona y les dieron algo único, les dieron una enorme fiesta, una película en las salas de Cines Unidos, les dieron un día para ser lo que realmente son, niños.

Un día de cine, se podría decir que es un incentivo escolar e interactivo en los estudiantes de colegios públicos. Los niños que participan en la actividad la ven como un reforzamiento positivo, un premio que se ganan por su esfuerzo, por ir todos los días al colegio y por buen comportamiento.

Por su parte, en los estudiantes que participaron en el voluntariado realza y promueve valores tales como humildad, comprensión, respeto, altruismo, sensibilidad y amor por el prójimo.

Querer es poder

Kelly Tovar, ex estudiante de la UCAB fue voluntaria en su tercera edición, para ella “fue una experiencia muy positiva para todos los niños, muchos salen de situaciones difíciles y son pocos los que trabajan, por así decirlo, en sus metas y sueños.” Kelly ese día realizó el recorrido por la universidad con ellos, “en sus caras se podía ver la esperanza de creer en lo posible”.

un-dia-de-cine-2
Entradas que eran vendidas para pagar algunos gastos de la actividad. Foto tomada de página de de Facebook de Un Día de Cine.

Expresa que es un hecho lamentable que no continúe la actividad ya que siente que es necesaria para realzar los valores y el significado de ser ucabista. El estar en contacto con los niños, hacerlos sentir cómodos ya que “muchos están con recelo al comienzo”, animarlos para que sigan estudiando y puedan llegar a la universidad es algo que se necesita en la sociedad actual.

Las dificultades económicas por las que atraviesa el país nos afectan a todos, en especial a los más vulnerables, los niños. Actividades como Un Día de Cine cuentan con el respaldo de una gran cantidad de voluntarios, en su mayoría jóvenes universitarios con muchas ganas de continuar el proyecto.

Solo hace falta poner un granito de arena para que siga creciendo, tal vez no con la misma cantidad de niños involucrados, sin embargo, la participación en voluntariados por parte de los universitarios ayuda a reforzar aptitudes y sentir humanitario que en estos tiempos tan difíciles se sienten perdidos. Así que, ¿por qué no continuar con Un Día de Cine? Al final de cuentas lo que impulsa es querer darles a los pequeños de Ciudad Guayana un día que no han tenido jamás en su vida por las circunstancias en las que viven.

Video de Un Día de Cine, extraído de Youtube

Un Día de Cine

Obesidad: una enemiga ucabista

Por Alejandra Martínez y Lorein González

La obesidad es una enfermedad comprendida en un exceso de grasa perjudicial para la salud. Este estado desprende en tu cuerpo muchos males que pueden dejarte sin respirar y no te das cuenta. Derivados a ella están los triglicéridos y el colesterol, el exceso de azúcar en la sangre, problemas cardiacos al igual que en las articulaciones y la más importante una acomplejada vida.

En ese mundo que lleva por nombre la universidad pasan la mayor parte de su tiempo muchos jóvenes. Específicamente a la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) Guayana, se dedican a subir escaleras y sentir cansancio, prefieren una hamburguesa y no una ensalada verde, comen pasta y no pollo a la plancha; eso es lo que viven, pues muchas veces son obesos.

Aunque esta casa de estudios se ha caracterizado por ser una de Venezuela, no cuenta con cafetines que brinden una dieta balanceada para que sus estudiantes puedan tener los alimentos necesarios diariamente.

Actualmente la Ucab cuenta con tres establecimientos que venden comida: Graciel Café, Mawidas, Kampai y la Caja Negra; a los cuales los estudiantes asisten rutinariamente a adquirir alimentos pocos saludables, pero que son los únicos lugares accesibles.

estudiantes-1
Universitarios obesos, fuente: eltipógrafo.com

Los ucabistas

Sharon Pérez, estudiante de Relaciones Industriales, comenta que los almuerzos ofrecidos en la Casa del Estudiante son más parecidos a los de su casa. “Vengo aquí, porque puedo combinar la comida y lograr que sea algo sana”.

“Lo que me provoca comer en la universidad es dulces y nestea, aunque traigo desayuno y almuerzo, nada como comerte un buen plato de milanesa de pollo con arroz y salsa”, dijo Natalia Galviz. Una estudiante de Comunicación Social, la cual asegura que entrar a la Ucab ha hecho que suba de peso.

Hablando con especialistas

La nutricionista y motivadora personal, Cristina Muziotti, afirma que “las personas son gordas por desbalances emocionales y algunas otras por tendencias hereditarias”. Además, recalcó que las instituciones no prestan mucha atención a esta enfermedad.

“Hacer dieta debe ser algo rutinario, donde se puede comer de todo, pero de una manera sana y balanceada”, dijo Muziotti. También se refirió que hay leyes que deberían cumplir las universidades con respecto a la comida que distribuyen a los estudiantes,

Calos Guerra, entrenador personal y vendedor de Herbalife, aseguró que “todo está en la motivación y ayuda que tenga la persona”. Aclarando que son las chicas las que tienen más problemas de autoestima y eso debe ser tratado con cuidado por su alta sensibilidad.

“Sobre todo en la Ucab, donde las mujeres tienen un complejo muy grande. Donde verse bien es algo súper importante y que estar gorda representa un problema casi sin solución”. Reconoció que muchas veces las bebidas energéticas y dietéticas traen contraindicaciones, aunque irónicamente se distribuyan en esos cafetines.  

La dueña de Graciel Café y Mawidas, Morela Moreno, comenta que las cosas han ido variando con el tiempo, ya que anteriormente las comidas eran muy saludables, pero la situación del país ha desmejorado mucho el menú. “En los últimos tres años, la comida más solicitada ha sido la milanesa de pollo, arroz y puré. Además la bebida que se vende diariamente en cantidades es el nestea”.

morela-moreno
Morela Moreno, cortesía María B.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto en marcha planes para combatir este mal que ataca a los jóvenes. Desde 2004 comenzó con charlas de concientización, llevado de comidas saludables y caminatas ejercitantes por la salud a las universidades.

Responsabilidad implícita

En el campus universitario no se han abierto nuevos establecimientos que vendan comida ni proporcionen alimentos saludables a los estudiantes. Por otro lado las autoridades hacen caso omiso a las constantes quejas que hacen los ucabistas con respecto a los precios de los cafetines de la universidad.

Algunos estudiantes de Derecho aseguran que en el actual semestre la cola para calentar el almuerzo han aumentado y las de comprar disminuyeron. “Solamente en un desayuno, empanas y nestea, puedo gastar más de mil bolívares”, comentó Antonio Barreto.

Christian Castillo, estudiante de Ingeniería, cree que la universidad no hace nada por cambiar esta problemática. “Lo único que han hecho son encuestas, pero no nos dan una solución”.

Obesidad: una enemiga ucabista

Bate, pelota y play

Daniel Arismendi y Amilcar Peraza

fb_img_1481042987452
Ucabistas se reúnen en instalaciones de béisbol 

Expresar la palabra “deporte” en Venezuela, implica referirse a una disciplina exacta, en la cual, solo se necesitan entre algunos instrumentos: un bate, un guante, una gorra/casco y la pasión por el juego. En un continente meramente dominado por el fútbol y el baloncesto, la tierra libertada por Simón Bolívar supo destacarse en el béisbol.

Partiendo de esa corta pero muy acertada premisa, la Ucab Guayana –como todas las universidades– es un lugar muy asiduo al deporte. El territorio ucabista se ha convertido en una cuna de ostentosos deportistas. Aunque, no está demás mencionar que el éxito pasa por la constancia y disciplina que los atletas tienen desde que inician sus estudios.

El beisbol es un deporte infravalorado entre la comunidad ucabista, pero los integrantes del equipo siguen poniéndole un mundo para sacar adelante esta disciplina tan importante en Venezuela y Ciudad Guayana. Alberto Acevedo, shortstop de Astros Ucab, afirma “es una lástima que no tengamos tanto apoyo de los estudiantes, tenemos un buen equipo y en las competencias siempre dejamos en alto el nombre de la universidad”, agregó Acevedo.

Fomentando el deporte

Astros Ucab fue fundado el 20 de febrero del año 2008 y se encarga de utilizar el tiempo libre en una sana actividad organizada para que los jóvenes aprendan que, con la práctica repetida y constante de un deporte, se mejora el rendimiento físico y mental, se producen logros y se alcanzan metas.

Se trata de un grupo de personas unidas por una misma causa: ayudar. La existencia de este conjunto de promotores deportivos se vuelve fundamental a la hora de incentivar el béisbol universitario, logrando que, jóvenes de todas las clases sociales se incorporen a jugar de manera organizada. Los factores económicos no son un problema para los representantes, los estudiantes solo necesitan las ganas para poder incorporarse a algún entrenamiento.

Benjamín Álvarez, el asistente técnico de Astros Ucab, explica que aunque están abiertos al aporte de la empresa privada, la mayoría de los recursos para mantener el funcionamiento de los equipos proviene de los integrantes del equipo ya que la universidad tan solo otorga las instalaciones. “El dinero que recaudan jugadores se utiliza para el pago de entrenadores, uniformes, material deportivo y campos de juego”, subraya Álvarez. En los casos de muchachos de bajos recursos se les ofrece planes de becas.

En la Ucab, por ejemplo, hay una liga de beisbol interno en la que los estudiantes forman su propio equipo y cada fin de semana disputan el partido correspondiente a la jornada. Una vez terminada la temporada, los cinco mejores equipos juegan en la post-temporada un round robin y  los dos mejores equipo disputan la final al mejor de cinco juegos y de allí sale el campeón de liga interna de beisbol de la Universidad Católica Andrés Bello, extensión Guyana.

El futuro venezolano

El dirigente Orlando Becerra, encargado del beisbol en la Ucab, declaró que más allá de formar beisbolistas, buscan constituir jóvenes ejemplares, quienes, en conjunto con sus habilidades deportivas, se convertirán en el futuro de Venezuela.

“El jugar béisbol es solo la parte recreacional de los que pertenecen a esta institución. Aquí no solo se juega pelota, ya que les enseñamos a estos muchachos una buena educación, porque ellos serán los hombres que llevarán sobre sus hombros a esta nación en un futuro muy cercano”, acotó Becerra.

Y es que desde que se inauguró este deporte, la institución ha hecho posible que estudiantes de todas las clases sociales se incorporen a jugar béisbol de manera organizada.

El caso de Cristóbal Colón, un expelotero profesional, quien jugó con Tiburones de La Guaira en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (Lvbp) y también con los Rangers de Texas en la Major League Baseball (Mlb). “Comencé a jugar béisbol desde los cinco años. Jugué con el equipo de la universidad. Desde pequeño tenía la ilusión de llegar a ser un pelotero profesional y lo logré. Los muchachos demuestran mucho respeto y admiración por los peloteros profesionales cuando les llevamos las clínicas de béisbol. Muchas veces llegamos a las personas de bajos recursos y la respuesta es increíble”.

Entre los principales impulsadores de este deporte se encuentra la gente de Tribuna Ucabista que se ha encargado a lo largo de estos años de cubrir esta fuente y de mantener informado a los ucabistas sobre  el deporte universitario.

Ver video referencial aquí

Bate, pelota y play

Al callar te condenas

Por Anelsy Acosta, Eilidibeth Cordova, Rosleidys Sanabria.

Nadie pensaría que las universidades se pueden convertir en una prisión en donde a  veces sales vivo y otras no. El bullying es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal, social o físico que se ha vuelto el pan de cada día de millones de jóvenes en el mundo. Estos muchachos viven ansiosos y fatigados emocionalmente por no saber cómo su acosador los sorprenderá la próxima vez. A la edad de nueve años Manuel Álvarez, cursaba el cuarto grado, un niño tímido y retraído, conocido entre sus compañeros como “el gordito” del salón, de estatura alta pero con un corazón de pollo, débil y lastimado.

bullying
No al bullying. Extraído del portal http://www.kores.com.ve

Su año escolar se tornó gris. Sin embargo, continúo hasta llegar a la universidad actualmente la UCAB Guayana. En donde alcanzó niveles más altos. No solo lo dejaban de un lado por su aspecto robusto. Al no cumplir con ciertas actividades físicas, como simplemente caminar un poco más rápido de la casa del estudiante hasta la conocida “laguna de los patos”; todos empezaron a verlo como un estorbo que solo sabía comer. Con una acumulación excesiva de grasa corporal, se volvió tan lento como una tortuga. En un salón lleno de hombres, como lo son los de Ingeniería, constantemente era comparado con los más atléticos del salón.

Lágrimas ocultas

El sueño de los padres de tener jóvenes con buena salud física y mental, va en picada o por lo menos así lo expone la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Venezuela, el 6.4 % de la población joven sufre obesidad. Manuel, desde que tiene uso de razón se convirtió en amante del fútbol. Durante el colegio, siempre fue el último en ser escogido en los equipos, nadie quería cargar con él. En la universidad no fue distinto, decidió entrar al grupo de balompié, sin embargo lo colocaban en la portería: “El gordo a la portería, la tapa toda”, constantemente escuchaba la misma frase.

Es difícil pensar que un joven de 18 años, aún se encierre en sí mismo y no sea capaz de hablar con los demás acerca su situación. Durante los recesos entre clases Miguel, salía del salón y usaba el baño como su refugio. Un cubículo frío, con hedor a orina, un mingitorio y un rollo de papel higiénico eran los que a diario lo acompañaban en su mar de lágrimas, una tras otra rodaban por sus mejillas en búsqueda de respuestas que nunca conseguía, solo buscaba una sola cosa: ser aceptado.

el-bullying-no-es-juego
El bullying no es un juego. Extraido del portal http://www.cocnoticias.com

Muchos padres consideran que llevar a sus hijos al psicólogo es alarmante, que si asisten es porque “están locos”, sin embargo esta es una justificación errada, en cambio son profesionales que ayudan en el aprendizaje y a enfrentar con efectividad los problemas de la vida y de salud mental. En su libro de “Conductas de acoso y amenaza entre escolares”, el psicólogo Dan Olweus, nos dice que “un estudiante se convierte en víctima del acoso escolar cuando está expuesto, de forma reiterada y a lo largo del tiempo, a acciones negativas llevadas a cabo por otro u otros estudiantes”. Pero esto no es del todo cierto, un niño también se vuelve la presa fácil del resto del mundo cuando decide callar por miedo a represalias.

El Dumbo

Muchas personas escucharán el nombre “Dumbo” y se acordarán del pequeño elefante que es discriminado por sus grandes orejas pero al final de la película logra ser feliz cuando descubre que puede volar gracias a ellas. Francisco Bermúdez, siempre fue conocido por ser el “niño Dumbo”, con tez blanca como la leche, robusto y con unas orejas que excedían el tamaño promedio, pasaba a formar parte del grupo de jóvenes que sufrían bullying. Sumado esto, Francisco tenía gustos diferentes al resto… Le gustaban los chicos, aún en la sociedad no comprenden que un hombre es capaz de querer a otro.

Al igual que Miguel, era discriminado en las actividades que requerían esfuerzo físico. En su niñez atravesó muchos problemas de alimentación, creía que si dejaba de ingerir comida sólida y solo ingería bebidas como el toddy podría perder el peso extra que lo condenaba a ser la burla entre sus compañeros. Cuando llegó a la adolescencia decidió vivir bajo su propia dieta que solo constaba de chocolates y azúcares. Carmen Pont especialista en Nutrición, describe que la falta de ejercicios y un tipo de alimentación poco equilibrada y monótona son los factores responsables del aumento de la obesidad en la etapa adulta.

Dos historias que, parecen ser diferentes, pero que tienen varias similitudes: ambas cohabitan en el mismo espacio, en la misma universidad y pocos se dan cuenta, muchos se unen al llamado “chalequeo”. El acoso es un fenómeno que ataca a miles de adolescentes. Los jóvenes no se deben callar ante estos actos que solo ponen en riesgo la integridad física de las personas. Recuerda, al acaso sácalo del juego y de tu vida.

Al callar te condenas

UCAB recibe a Ramos Allup

Adriana Maldonado

Adylene Peñalver

El presidente de la Asamblea Nacional inició una gira desde el 1 de diciembre en el estado Bolívar, con el fin de encontrarse con la población bolivarense, tanto a la sociedad civil, trabajadores de empresas básicas y estudiantes para conocer los problemas que aquejan en su día a día.

El día viernes 2 diciembre fue convocado una asamblea estudiantil con motivo de la gira de Henry Ramos Allup, en las instalaciones de la UCAB Guayana, en donde los dirigentes estudiantiles de esta casa de estudio expresaron algunas inquietudes de los universitarios, concentrándose alrededor de 200 personas, entre ellos profesores, estudiantes y trabajadores de la católica.

La actividad comenzó con un breve discurso en el que cada miembro del movimiento estudiantil, de las carreras de Derecho, Comunicación Social e Ingeniería  pudieran ser los portavoces de la comunidad ucabista.

20161202_112429

Netamente educativo

El dirigente del Movimiento estudiantil, –Peter Pérez– manifestó que la intención de traer a Henry Ramos Allup a la UCAB era hacerlo netamente educativo para responder algunas las dudas surgidas  por parte de los estudiantes, pero en el desarrollo del evento, se convirtió en un acto político y esto era lo que se quería evitar.

Según Pérez, el presidente de la Asamblea Nacional, en sus pretensiones-de hacer una gira en el país-, y afirmó refiriéndose a Ramos Allup que “quiere ser presidente de la República y para eso anda en una pre campaña política”.

El dirigente estudiantil reconoce que la visita de Allup fue sumamente idónea ya que el diputado sabe que “el 95% aproximadamente de la comunidad ucabista pertenece a la oposición, y de venir acá el anfiteatro se iba a llenar”.

Algo que tomó notoriedad fueron los discursos provocadores de los dirigentes estudiantiles hacia el presidente de la Asamblea Nacional, lo que convirtió en un evento distinto a lo que se quería originalmente.

Otras cosas que faltó hacer en la asamblea estudiantil fue convocar a los estudiantes de otras universidades (públicas o privadas), ya que en momentos así, hay que estar unidos y apoyarnos para que todos aclaremos las dudas que tengamos acerca de cómo va el proceso del revocatorio y también del diálogo, “porque en la unión está la fuerza”, afirmó Peter Pérez.

Poder expresar

“Este tipo de actividades nunca van a estar demás” señaló Alejandra Martínez, estudiante Comunicación Social, ya que es bueno que los estudiantes tengan un espacio para poder expresar los temas de políticos que nos afectan a todos.

Por otro lado, Martínez percibió que la participación por parte de los dirigentes estudiantiles fue muy buena, aunque les faltó un poco más de osadía y aprendizaje en sus discursos, sin embargo, ellos trataron de expresar “las inquietudes de nosotros como nuestros voceros principales y en ese orden ellos debatieron”.foto3518

Alejandra Martínez, añadió que “la participación por parte de Ramos Allup estuvo bien, él siguió la misma línea de la actividad, refutó y respondió a las dudas, porque siempre debe haber ese vínculo entre los políticos nacionales con los estudiantes”.

La crítica

Luego de la participación estudiantil, la respuesta del presidente de la Asamblea Nacional fue sumamente oportuna, por lo que se dirigió a ellos con respecto a lo que se vive en la política y sobre todo a las criticas:“las decisiones que tenemos que tomar siempre los políticos, no pueden ser emotivas, tienes que dejar las emociones en la casa…cabeza fría. A veces la gente te va a criticar mucho. Ser tolerante a la crítica por que la crítica tiene la ventaja de que cuando tiene razón te sirve para rectificar y cuando no tiene razón, te sirve para que tú digas ‘bueno, estoy haciendo lo correcto”.

También le dio importancia al desconocimiento de los temas políticos dentro de la comunidad universitaria, siguiendo con su discurso sobre la crítica diciendo que “hay que decir que la crítica obedece a la falta de información y por eso estamos en estos eventos para dar la información que haya que dar para que la crítica, si es que continúa, tenga como presupuesto una crítica bien informada”, apuntó Ramos Allup.20161202_112602

Con respecto a la gran cantidad de jóvenes que se van del país, expresó una visión positiva para seguir luchando por Venezuela “yo a mis años que no soy optimista ni pesimista por constitución, yo estoy convencido que sí hay futuro, pasará este gobierno, cambiarán las generaciones, unos nacimos para pelear las guerras y otros para cosechar las victorias, la vida es así”, de esta manera el presidente de la Asamblea Nacional dio un mensaje de aliento a los estudiantes para levantar a esta nación.

 

UCAB recibe a Ramos Allup