Un Día de Cine

Desde sus inicios, la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) ha sido ejemplo de responsabilidad social con los sectores más necesitados del país tanto a nivel local como regional. Mediante la Extensión Social Universitaria, se crea una alianza entre la universidad y la comunidad con la finalidad de promover la interacción de las universidades dentro de las comunidades identificando los problemas y demandas de estas, todo esto  mediante el impulso de voluntariados, entre los que se encuentra la organización estudiantil Un Día de Cine.

udc
Convocatoria de voluntarios. Foto tomada de la página de Facebook de Un Día de Cine

Un día de cine es un voluntariado que inició en el año 2012 como iniciativa de estudiantes de la UCAB Guayana hasta el año 2015, beneficiando en sus 4 ediciones a 1550 niños de 35 comunidades diferentes. Su objetivo principal es motivar a los niños de escasos recursos en la región, brindándoles la oportunidad de vivir un día diferente en su realidad mientras fomenta en ellos la autosuperación.

 

Para esto, los voluntarios organizaban una mañana llena de actividades recreativas, orientadas al área educativa, creativa, deportiva y artística todo esto realizado en las instalaciones del campus universitario. Al final la jornada concluía con la proyección película en una sala de cine.

Además de incentivar el voluntariado universitario, la actividad dio pie para que diferentes personalidades reconocidas de la zona dieran su aporte, entre ellos el Mago Junior, el Mago Neo, agrupaciones de la universidad como Paralelo 8 inclusive llegaron a participar algunos jugadores del equipo de fútbol regional Mineros de Guayana quienes firmaron las camisas de los pequeños y jugaron un rato con ellos.

Primeros pasos

Toda esta idea nace de Carlos Carli, ucabista graduado de la escuela de Administración y Contaduría, quien funda Un Día de Cine por “la necesidad de querer darle a los niños una oportunidad de soñar, de salir de la realidad agobiante por lo menos por un día”. Carli tuvo una infancia con muchas posibilidades, con acceso a diversión, comida en la nevera, una familia apoyándolo, ropa, calzado y juguetes nuevos cada navidad, una buena educación, se podría decir que tuvo una vida cómoda.

En sus comienzos el propósito era llevar a los niños más vulnerables de la región a disfrutar por primera vez del cine, sin embargo, los jóvenes ucabistas voluntarios decidieron cambiar el rumbo de una mejor manera. Los niños eran llevados a la sede de la UCAB, la cual se ambientaba como una gran fiesta infantil, llena de juegos y charlas recreativas antes de visitar las salas de cine. Luego del evento, se hacían donaciones a las comunidades involucradas en esta actividad.

En su primera edición asistieron 150 niños de cuatro comunidades y la colaboración de 30 voluntarios estudiantes de diferentes carreras de la universidad. Para la segunda edición, aumento a 550 niños y 380 voluntarios; la tercera edición, contó con 450 niños y 350 voluntarios, y para la ultima edición se vieron beneficiados 500 niños gracias a 450 voluntarios.

Voluntarios indirectos

un-dia-de-cine-3
Payasos de Hospital y Staff de un Día de Cine. Foto tomada de la página de Facebook un Día de Cine.

Alejandro Salazar, estudiante de Ingeniería Industrial en la UCAB Guayana, tuvo la oportunidad de participar en la cuarta edición de Un Día de Cine indirectamente. Salazar pertenece a Doctor Yaso “Payasos de Hospital” quienes fueron invitados por el Staff y entre el grupo de payasos se encontraba él.

Para Salazar, fue una experiencia gratificante, “nosotros como payasos de hospital buscamos que los pequeños en situación hospitalaria tengan unos minutos diferentes de su rutina en el hospital. Estos chicos hicieron ese día prácticamente lo mismo con niños de comunidades desfavorecidas de la zona y les dieron algo único, les dieron una enorme fiesta, una película en las salas de Cines Unidos, les dieron un día para ser lo que realmente son, niños.

Un día de cine, se podría decir que es un incentivo escolar e interactivo en los estudiantes de colegios públicos. Los niños que participan en la actividad la ven como un reforzamiento positivo, un premio que se ganan por su esfuerzo, por ir todos los días al colegio y por buen comportamiento.

Por su parte, en los estudiantes que participaron en el voluntariado realza y promueve valores tales como humildad, comprensión, respeto, altruismo, sensibilidad y amor por el prójimo.

Querer es poder

Kelly Tovar, ex estudiante de la UCAB fue voluntaria en su tercera edición, para ella “fue una experiencia muy positiva para todos los niños, muchos salen de situaciones difíciles y son pocos los que trabajan, por así decirlo, en sus metas y sueños.” Kelly ese día realizó el recorrido por la universidad con ellos, “en sus caras se podía ver la esperanza de creer en lo posible”.

un-dia-de-cine-2
Entradas que eran vendidas para pagar algunos gastos de la actividad. Foto tomada de página de de Facebook de Un Día de Cine.

Expresa que es un hecho lamentable que no continúe la actividad ya que siente que es necesaria para realzar los valores y el significado de ser ucabista. El estar en contacto con los niños, hacerlos sentir cómodos ya que “muchos están con recelo al comienzo”, animarlos para que sigan estudiando y puedan llegar a la universidad es algo que se necesita en la sociedad actual.

Las dificultades económicas por las que atraviesa el país nos afectan a todos, en especial a los más vulnerables, los niños. Actividades como Un Día de Cine cuentan con el respaldo de una gran cantidad de voluntarios, en su mayoría jóvenes universitarios con muchas ganas de continuar el proyecto.

Solo hace falta poner un granito de arena para que siga creciendo, tal vez no con la misma cantidad de niños involucrados, sin embargo, la participación en voluntariados por parte de los universitarios ayuda a reforzar aptitudes y sentir humanitario que en estos tiempos tan difíciles se sienten perdidos. Así que, ¿por qué no continuar con Un Día de Cine? Al final de cuentas lo que impulsa es querer darles a los pequeños de Ciudad Guayana un día que no han tenido jamás en su vida por las circunstancias en las que viven.

Video de Un Día de Cine, extraído de Youtube

Un Día de Cine

Reviviendo Un Día de Cine

No existe gratificación más grande que saber que estás contribuyendo con el bienestar del otro, esta es la principal motivación que mueve al staff y a los voluntarios de Un Día de Cine. Más allá de brindarles a los pequeños de las comunidades más necesitadas de Ciudad Guayana  un día diferente, nos aseguramos de sembrar  en ellos las ganas de estudiar y en los jóvenes el deseo de ayudar a aquellos que de verdad lo necesitan. El pasado 18 y 19 de noviembre  de 2014 se llevó a cabo la cuarta edición en donde 300 niños se vieron beneficiados.

Un dia de cine 4 (7 of 8)

Despertamos a las 4:30 de la mañana, habíamos dormido poco
pues la noche anterior estuvimos hasta tarde preparando  la comida y  la vestimenta de los niños. Los voluntarios que irían a las comunidades para acompañar a los autobuses se encontraron con nosotros a las 5:30am en la entrada de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) de Ciudad Guayana, se les explicó las direcciones, se les entregó el desayuno y las franelas de los niños y partieron hacia sus destinos: Cambalache, San Jacinto, un modulo que atiende a niños con VIH y las casas hogares Miguel Magone y Madre Emilia.

Luego de un camino de juegos y risas los niños de todas las comunidades llegaron a las instalaciones de la Universidad, aquí los esperaba el grupo de artes escénicas que preparó una sesión de cuenta cuentos en el anfiteatro, una vez culminada esta actividad dirigimos a los pequeños por un tour en el campus universitario, recorrieron desde la casa del estudiante, pasando por los módulos hasta la cancha de usos múltiples en donde el profesor Neomán los esperó para sorprenderlos con su show de magia mientras disfrutaban de ricos helados.

Cuando la magia de Neomán terminó, otra pareció encenderse, los jugadores de Mineros de Guayana, Edson Castilo, Sema Velásquez y Richard Blanco, entraron a la cancha junto a Migua, la mascota del equipo, para jugar un rato con los niños. Los futbolistas cantaron, bailaron, dieron charlas, se tomaron fotografías y hasta firmaron las franelas de los mini fans. Luego los deportistas se sentaron junto a los pequeños para disfrutar de un show protagonizado por las princesas de Frozen, en el que todos cantaron al son de “Libre soy” para luego dirigirnos hacia las cámaras.

Emotivos momentos

Todos nos organizábamos para la foto oficial que se toma tradicionalmente en la cancha de fútbol, entre los saltos y brincos de los niños pudimos convencerlos de acercarse para capturar el recuerdo que quedaría de esta edición, a cada niño se le entregó un globo con helio en donde debían colocar un deseo para su futuro, cientos de deseos fueron elevados al cielo pero sin duda uno de los más conmovedores fue el del pequeño Manuel del Módulo de Manoa quien lo único que deseaba era “estar sano para poder seguir en el colegio”.

Un dia de cine 4 (2 of 8)

Luego de que todos los deseos se elevaran al cielo, a eso de las 10:50 de la mañana los voluntarios, los niños y parte del staff, se dirigieron a los autobuses para partir a Cines Unidos. Mientras otra parte del equipo organizador se quedó en la Ucab para arreglar las canchas, recoger las pancartas, globos y ajuares decorativos.

A las 12 del mediodía comenzó la película “Minúsculos 3D”, que captó la atención de los niños mientras disfrutaban de cotufas y jugos. Al terminar la función los pequeños partieron a sus comunidades pero dejaron en los voluntarios, su huella. Plasmando en los ucabistas el deseo de continuar ayudando a la comunidad, motivar a los niños y dejar sorprender por esas realidades que esconde Ciudad Guayana.

Un dia de cine 4 (8 of 8)

Ana Laura Remon & Paola Ferreira

Reviviendo Un Día de Cine

Ucabistas regalan Un Día de Cine

Al salir de la sala, fueron por grupos, dependiendo de su comunidad, a un

Globos al aire al finalizar la actividad. Foto: Cortesía Facebook Un Día de Cine
Globos al aire al finalizar la actividad. Foto: Cortesía Facebook Un Día de Cine

simulador 3D en el mismo centro comercial y una vez allí se despidieron de cada uno de sus padrinos y madrinas intercambiando números telefónicos y agradeciéndoles, muchos con lágrimas en los ojos, por la experiencia brindada.

El pasado miércoles 20 de noviembre se llevó a cabo la tercera edición de Un Día de Cine, proyecto que lleva a pequeñines de distintas comunidades de la ciudad a pasar horas cargadas de diversión en las instalaciones de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y en los espacios de Cines Unidos en Puerto Ordaz. Sergio Carrillo y Angela Ortega forman parte del grupo organizador de este proyecto y describen este momento mágico.

Para algunos, se están acabando las esperanzas en Venezuela, aunque para otros sucede todo lo contrario, se están llenando de optimismo para abordar a los que son el presente y muy pronto serán el futuro de este país. Como dice Ricardo Montaner en la canción “La pequeña Venecia”, “te doy un porvenir y el último rincón de mi país”, eso es lo que buscan un grupo de jóvenes universitarios, incentivar a los más pequeños para que estudien y puedan tener una formación universitaria.

Empieza la diversión

Los autobuses llegaron a los sectores donde viven los niños a las 6:30 de la mañana, subieron y se les ofreció su desayuno, jugo, camisas y gorras con los chiquitos que han servido como imagen de Un Día de Cine. Se bajaron muy emocionados y cargados de expectativas en el estacionamiento de visitantes de la universidad.

Desde la entrada los colores de pancartas y globos hacían brillar las miradas de los más pequeños, de la mano del equipo llegaron hasta el pasillo central de la universidad, ese lugar donde muchos estudiantes han sufrido esperando alguna nota, se han emocionado con una calificación obtenida o quizás simplemente lo recorren para ir a una clase más. Ese día el pasillo sirvió para conocer un poco más a cada grupo de niños con pensamientos diferentes y también para que sus “madrinas y padrinos” los tomaran de la mano y los guiaran para un recorrido que probablemente nunca podrán olvidar.

Staff de Un Día de Cine en una de las áreas de la Ucab. Foto: Nueva Prensa de Guayana
Staff de Un Día de Cine en una de las áreas de la Ucab. Foto: Nueva Prensa de Guayana

Al llegar a las malocas se iban a encontrar con muchos de sus personajes favoritos de comiquitas, Cenicienta y las otras princesas, estaban ansiosas de compartir con las niñas, mientras que los Power Rangers con sus súper poderes no demoraron en aparecer y jugar con los presentes.

Actividades por doquier

Llegó el momento de rotar y cada grupo pasaba a una actividad diferente, era hora de los colchones inflables y las camas elásticas, pero mientras unos no paraban de brincar y hacer piruetas, otros se entretenían grabando y convirtiéndose en pequeñas estrellas de cine en un espacio acondicionado por estudiantes de Artes Audiovisuales. Una vez más el equipo de Mineros de Guayana también dijo presente para compartir con sus pequeños fanáticos, jugar y ofrecerles unas estrategias deportivas.

El reloj avanzaba y a las 11:15 am se empezaban a reunir organizadores, madrinas, padrinos y los agasajados del día, los niños; a esa hora se tomaron la respectiva foto grupal del evento y por grupo escribir en unos globos de helio sus deseos a futuro y al soltarlos hacérselos llegar a Dios. Después de eso empezaron un recorrido hasta los buses que los habían llevado hasta la universidad, pero que en ese momento los trasladarían hasta la sala principal de Cines Unidos, para que con cotufa en mano disfrutaran de una divertida película.

Veruska Serrano, Ilene Gilly

Ucabistas regalan Un Día de Cine