Comer: una costosa odisea

Kristina Guido, Inés Liconti y Nairovis Díaz.

La crisis altera el modus vivendi de cualquier venezolano y el campus de la Universidad Católica Andrés Bello en Guayana no escapa de los problemas económicos nacionales. Los estudiantes, profesores y demás integrantes de la comunidad ucabista son testigos diariamente de lo complejo que se vuelve tener que comer fuera de casa.

Dentro de la sede existen cuatro espacios habilitados para el expendio de bebidas y alimentos: Mawidas Café, Graciel Café, Nico Café y Juantequeño. Todos atienden la demanda para desayunos, pero solo Graciel (conocido por su ubicación como “la casa del estudiante”) y Nico (referido comúnmente como “caja negra”) ofrecen almuerzos.

Caja_negra_2[1].jpg
Cafetín “Nico Café y módulo 1 de Ucab Guayana. Crédito: Kristina Guido.

A muchos estudiantes se les hace imposible costear los precios de los alimentos. Un pastelito puede llegar a costar 800Bs, igual que un jugo natural pequeño, mientras que un café de máquina asciende a los 950Bs y un almuerzo puede oscilar entre los 2600 y los 3000 bolívares sin bebida.

Ante la situación, los diferentes locales han visto disminuidas sus ventas. Norvys Fresa, empleada de Juantequeño, asume que los visitantes ahora “compran menos que antes” y  acredita también a la escasez de efectivo para cancelar el costo total de las compras.

Medidas como traer comida de casa y compartir con los conocidos se multiplican de igual manera entre los estudiantes y empleados. Por tal razón, uno de los últimos proyectos desarrollados para ampliar las comodidades del campus guayanés es la creación de un espacio con microondas en la parte posterior del edificio de la Biblioteca.

Estudiantes habían manifestado sus quejas respecto al servicio prestado por los cafetines, ya que para calentar un almuerzo implica despojarse de 100 bolívares diariamente, situación que consideran innecesaria.

Servicio

Por otra parte los profesores como Mariely Sarmiento, coordinadora académica en la Escuela de Ciencias Sociales, manifiestan que la universidad tiene una certificación ISO9001 y eso les da “la capacidad que le dicten cursos de atención y calidad de servicio a todas las personas, para mejorar la relación interna”.

El Fondo Monetario Internacional, asegura que el país cerrará el año con una inflación del 700%, lo que indica que la situación de crisis en el país se agudizará y por ende los cafetines del campus, como otros locales, se verán afectados en la subida de los precios.

Son muchas las quejas por el tiempo de espera en los cafetines y  por las colas que no se mueven rápidamente. De la atención cuenta la profesora Sarmiento que se sienten maltratados porque “cuando nos contestan parecieran que le están dando la comida a alguien a quien le tienen desagrado”.

Higiene

La profesora Marianela Araujo, coordinadora de tesis en la Escuela de Relaciones Industriales, considera que en términos generales la limpieza se ve bien en todos los cafetines, pero cree que “habría que prestar más atención a las moscas, ya que es la temporada alta de este insecto y por lo tanto se  debería estar más pendientes y atentos.”

Muchos de los estudiantes se sientes afectados a la hora de comer en los cafetines por la molestia que ocasionan las moscas. Francisco Gutiérrez, estudiante de Comunicación Social,  manifiesta que “se hace casi imposible poder ingerir los alimentos con tranquilidad porque las moscas están por doquier”.

También hay cierta incomodidad por los recipientes de basura que se encuentra cerca de algunos cafetines puesto que generan mal olor. Entre los altos precios de los productos, el mal servicio en los locales y el desentendimiento de mantener pulcro los establecimientos, la comunidad no se resueltas sus molestias y existe un gran desagrado ante la situación.

En el siguiente video, cortesía del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad, conseguirás más información sobre la crisis y el papel que juega el Estado dentro de ella:

Advertisements
Comer: una costosa odisea

Voluntaria de vocación

Rosanny Mattey, Adriana Rivero

Eumelis Moya profesora de distintas materias y coordinadora del Servicio Comunitario en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) comenzó su historia en esta casa de estudio en el año 1998 cuando ingresa como alumna a la Escuela de Derecho, allí participa en el Voluntariado de Niñas, Niños  y Adolescentes (Valun), producto de esta labor crea, junto a una compañera, la  Defensoría Comunitaria de Niños, Niñas y Adolescente Santa Teresa

euemelis-moya%2c-por-adriana-rivero
Eumelis Moya, por: Adriana Rivero

 La universidad adopta el programa que creó Eumelis por la responsabilidad que tiene esta de apoyar a organizaciones que no cuentan con los recursos necesarios y así promover desde sus aulas con la ayuda de los alumnos lo que es la gestión social y el voluntariado.

 “Estuve trabajando ahí unos tres años y medio  más o menos. Cuando la universidad asume la Responsabilidad Social Universitaria vía ley que ya no es un voluntariado si no una ley. Nos llaman a las personas que de alguna manera habíamos tenido alguna participación y habíamos adquirido una experiencia  en materia comunitaria”, comentó la Profesora.

En el año 2006, el profesor Carlos Blanco llama a Eumelis que tiene una entrevista en la Escuela de Comunicación Social con la directora de entonces Olimpia Berti.

Moya destaca una de las primerias impresiones al llegar la Escuela de Comunicación fue de escepticismo  hacia los integrantes de ella debido a que observó una pancarta que colgaba del techo hasta el piso que decía Voluntariado Sinérgico. “Pero esta gente sí es pantallera, -¡no los soporto! son tan farandis”, expresó la Coordinadora.

Bienvenida a Comunicación

Luego de su entrevista Eumelis se adueñó del cargo como Coordinadora de Servicio Comunitario en la Escuela de Comunicación Social, el proceso de adaptación fue difícil, el choque entre las carreras era notorio. La profesora comenta que los estudiantes de Derechos tienden a ser más sosegados, estructurales y pragmáticos, en cambio, en Comunicación todo se vuelve muy etéreo, bohemio, irreverentes, con personalidades muy marcadas “una mezcla de todo”, afirma Moya.

La adaptación ha sido difícil de acoplar, las expectativas de la profesora terminaron siendo muy distinta a las de los estudiantes, para todo ha sido un constante aprendizaje y evolución.

Actualmente, Eumelis está a cargo de ocho proyectos macros de manera institucional que llevan por nombre Apoyo Comunicacional y de estos se derivan diversos proyectos. Un ejemplo de ello es la Diócesis de Ciudad Guayana que ofrece el apoyo a distintas parroquias como Iglesia San Buenaventura y la Parroquia Sagrada familia, también se incluye Fescive y Radio Familia.

También existen los programas macros de Periodismo Comunitario donde se ofrece ayuda en materia de comunicación  a escuelas públicas.

Estos proyectos iniciaron como convenios mixtos entre las instituciones y la UCAB  Guayana, pero en algunos momentos dirigentes de las organizaciones se dirigieron directamente con la profesora para unir esfuerzos y aumentar la participación de los estudiantes.

En pro de integrar a los estudiantes en el proceso de servicio comunitario la profesora Eumelis los motiva a proponer sus propios proyectos con organizaciones diferentes con las que se han trabajado son evaluados y normalmente son admitidos. Aquellos proyectos con muy buenos resultados son tomados por la Universidad para seguir trabajando
con dichas instituciones.

Eumelis Moya desarrolla muchas actividades, no solo es coordinadora del Servicio Comunitario  también es profesora en algunas materias de la Escuela como Teoría de la Argumentación, Ética de la Comunicación y Régimen Jurídico.

Voluntaria de vocación

Sorpresa alemana en Caracas

Kristina Guido; Inés Lincoti y Nairovis Díaz

A la deriva, así nos sentíamos de a poco.  El trío de jóvenes que nos dirigíamos a la capital no sumábamos más de cinco visitas entre todas. “Bendito sea Dios” era lo que rondaba nuestras mentes. Entrevistar al Primer Secretario de la Embajada de Alemania sonaba un poco aterrador.

alemaniar
Constitución de la República Federal de Alemania. Crédito: DPA.

La aventura de por sí comenzó dos días antes, cuando tuvimos que madrugar desde las cuatro de la mañana para tener un buen puesto en la cola de compra. El terminal de Puerto Ordaz, con una remodelación sin concluir, exhibía sin pena sus goteras, su basura, sus paredes sin pintar y una sala de espera con sillas oxidadas.

Y ahí estábamos subiéndonos a un autobús para trasladarnos durante la noche hasta Caracas, en esta Venezuela donde según la Fiscal General de la República asesinan a 18.000 personas al año.

No daba para pensar nada. El miedo se interpone entre las conexiones neuronales justo cuando uno quiere imaginarse un mundo perfecto. Solo nos quedó contener el aliento hasta llegar, hasta que logramos ver los cerros y edificios, paradójicamente. Qué bonita es Caracas despertando, a las cuatro de la mañana.

Con  altas expectativas llegamos a la Embajada alemana ubicada en la Torre La Castellana, un imponente edificio donde presentamos nuestros documentos de identidad y nos embarcamos en el terreno desconocido de la diplomacia.

No pudimos pasar celulares ni grabadoras. Tanto protocolo solo aumentaba nuestros nervios. Pasaban los segundos, los minutos y entre la ansiedad practicábamos el saludo en alemán que en efecto nunca llegamos a decir.

La espera se sintió como una eternidad. Ya cuando el reloj marcaba las 9:35 am, entre los vidrios de la sala de reuniones, se acerca a la puerta un joven alto, de piel blanca, con unos ojos azules que resaltaban entre su frescura para vestir.

Siempre pensamos que era algún asistente administrativo, pero la sorpresa llegó cuando muy amablemente nos saludó en español y posteriormente se presentó como Conrad Müller, Primer Secretario de la Embajada Alemana en Venezuela.

El asombro fue inevitable ante la expectativa que había creado nuestro profesor de Información Internacional de la Universidad Católica Andrés Bello, quien nos había comentado con total seguridad que entrevistaríamos a personas mayores y aquel joven no pasaba los treinta años.

Al principio la entrevista fue un poco torpe, en su oficina Conrad parecía estar intimidado, jugueteando con un clip mientras respondía nuestras inquietudes, pero al avanzar en las preguntas, el aire cambió y se fue tornando un ambiente de confianza, risas y aportaciones culturales.

Caracas  Aérea  Caracas Aerial
Caracas. Crédito: Nancy Pestana González.

La experiencia fue tomando otro color, no se notaba nada frío como suelen describir a los alemanes sino emocionado por el reto que representaba para él estar en un cargo tan importante para su país a tan corta edad y por el esfuerzo que hicimos para ir a entrevistarlo.

Él nos terminó ofreciendo un punto de vista sobre nuestro país que, entre tantas cosas negativas, no valorábamos lo suficiente. Estaba encantado con Caracas, con las arepas, con la espontaneidad del venezolano y, sobre todo, con nuestra alegría. Valoraba esa libertad fuera de la rectitud de su cultura.

Aquél fue un viaje emocional donde aparte de conocer sobre las políticas, tratados, relaciones económicas y características culturales entre Alemania y Venezuela, nos permitimos redescubrir nuestras costumbres a través de los ojos azules de un alemán.

¿Quieres saber cómo es la vida de un alemán promedio? Mira el siguiente video cortesía de Deutsche Welle:

Sorpresa alemana en Caracas

La voz del Coro Ucab Guayana

Lorena Plaz

Paola Chirinos

“La música es el verdadero lenguaje universal” es una frase del compositor romántico alemán Carl María Von Webber en la que se sintetiza el hecho de que, sin importar edad, sexo, clase social, nacionalidad, religión o idioma, todo ser humano es capaz de entender, disfrutar y comunicarse con otros a través de ella.

La música y la voz.

Según Melody García, profesora de canto lírico en la academia Amadeus, la música ha acompañado a la humanidad desde sus inicios como forma de expresión artística, marcando tendencias, identificando períodos históricos y caracterizando la cultura de todas las sociedades. Esta manifestación humana no es más que la organización planificada de sonidos y silencios para concebir sensaciones en quién escucha.  El hombre primitivo era capaz de encontrar música en los sonidos de la naturaleza, los que imitaba con su propia voz para generar melodías capaces de deleitar a otros y a sí mismo.

La voz fue el primer instrumento musical y constituye el más importante en todas las sociedades y culturas, ya que con ella es posible introducir texto a la música. Cantar es hacer música, y aprender a utilizar la voz es poder expresarse musicalmente. El ser humano vive plenamente la música, no solo cuando la escucha, si no cuando la interpreta y la siente con su alma y su cuerpo, por lo que su ejecución a través de la voz es considerada como la experiencia más íntima que un individuo puede tener con ella. Aunque la experiencia del canto es individual, puede potenciarse y compartirse con otras personas a través del canto coral generando diferentes sensaciones en los intérpretes y el público.

Coral o coro son los nombres utilizados para designar a un conjunto de intérpretes que ejecutan fragmentos musicales a través del canto, ya sea al unísono o a varias voces. Tiene un gran valor musical porque las interpretaciones a varias voces permiten sustituir los instrumentos musicales para generar melodías aprovechando el volumen y belleza de diferentes timbres a la vez; en cuanto a valor social y cultural, la participación en una agrupación coral permite a cada individuo desarrollarse musicalmente a medida que aprende a trabajar en equipo y fortalece valores como tolerancia, respeto, amor, amistad y responsabilidad.

El coro universitario.

Toda universidad se caracteriza por poseer un orfeón o un coro de cámara que le represente en intercambios culturales y ambiente las ceremonias alusivas a actos académicos.

La Coral Ucab Guayana nació para representar a la universidad católica en el año 1998 gracias a la profesora de canto Ibelitze Hernández, (actual coordinadora de cultura) para iniciar a la institución en la cultura del canto grupal en la ciudad e integrar a los estudiantes en la participación extracurricular.

Hernández dirigió el coro universitario hasta el año 2007 en el que la asumió la directora coral María Cecilia Angarita, quién dirige en la actualidad y es responsable de la larga trayectoria de conciertos y presentaciones en festivales nacionales e internacionales que se le atribuyen a la agrupación guayanesa.

Además de engalanar los actos de grado interpretando el Gaudeamus Igitur o las misas con el Ave Maria y de dejar en alto el nombre de la Ucab en los festivales regionales y  nacionales; la coral ha representado a Venezuela, al estado Bolívar y a la universidad en países como Colombia, Chile, España, Ecuador y Argentina en los últimos 10 años y cuenta con su primer sencillo en el que se incluyen varias piezas de su variado repertorio.

“En cada uno de esos viajes hemos dejado una huella, no solo musical, también personal y humana en todos aquellos que nos escucharon” cuenta María Teresa Biviano, estudiante de educación en la universidad católica, que lleva 8 años en el coro y ha acompañado a la agrupación en la mayoría de sus viajes.

“Viajamos a Ecuador en el año 2008, a España en el año 2009, a Chile en el 2010, Colombia en el 2011 y el último viaje que realizamos fue a Argentina en el 2012. Antes era más fácil para nosotros viajar, el gobierno nos permitía acceder a las divisas, sin embargo, ahora parece una misión imposible el asistir a los diferentes festivales a los que nos invitan”

 

11291839_10153059412529342_930465653_n

María Cecilia Angarita y el coro Ucab Guayana. Fotografía: Maria Teresa Biviano

 

Los ensayos del coro se realizan todas las semanas en las instalaciones de Ucab Guayana los días martes, jueves y viernes de 5:30 pm a 7 pm. Está conformada por estudiantes en su mayoría, sin embargo, intérpretes foráneos pueden entrar y participar de forma gratuita si se comprometen a ensayar y trabajar en equipo.

La agrupación universitaria está conformada por cuatro grupos que se dividen según el tipo de voz que posea cada uno de sus integrantes: Sopranos, contraltos, tenores y bajos, sin embargo, en algunas piezas que lo ameritan, generalmente las de índole litúrgica, los grupos pueden subdividirse, apareciendo los mezzosopranos y barítonos.

“Los cantantes de la coral no solo desarrollamos la habilidad de trabajar en equipo, también aprendemos por mano de la profesora solfeo, ejercicios de respiración y colocación de la voz; es un aprendizaje integral que nos convierte en mejores ciudadanos y nos hace sentir comprometidos con nuestro trabajo” Comenta Keymar Castillo, soprano del coro.

Familia musical

“Mi papá vio mi don en cantar y contactó a María Cecilia, su amiga, quién me invitó a pertenecer al coro de la universidad; yo aún estaba en 5to año de bachillerato en ese entonces” afirma Biviano, quién es conocida por sus compañeros como “Maite” y actualmente es una de las integrantes de más antigüedad que considera a la música como su vida y el canto coral su forma de vivirla.

“Cuando no canto me siento mal, sí paso un día sin cantar me siento tensa. Para mí el canto coral es liberarse, es terapéutico. Aunque interpretamos de todo un poco, mi género favorito siempre será el lírico, ayuda a reducir el estrés, la tensión y los dolores de cabeza” Añade Keymar Castillo mientras cuenta que el repertorio es muy variado y goza de piezas de todos los géneros para garantizar en cada concierto una experiencia distinta e inspiradora;  desde música sacra hasta rock, salsa, boleros, tangos, llaneras entre otros que permiten a la audiencia pasearse entre diferentes culturas, ritmos e idiomas.

¨Por ser una coral universitaria no somos aburridos ni nos dedicamos exclusivamente a cantar himnos ni piezas eclesiásticas, con nuestro variado repertorio intentamos cambiar un poco esa imagen errada que tiene la gente de nosotros” Afirma Biviano.

Los coristas no solo son  apasionados por la música, también encuentran al coro como una familia en la que pueden confiar y desahogarse; como un espacio para escapar un rato de los problemas y recuperar la esperanza. Pertenecer a un grupo coral permite al ser humano desarrollarse musicalmente a medida que le facilita su sensibilización,adquisición de valores y cultura.

“El coro Ucab Guayana es mi familia, no nos une la sangre sino la música; ellos son mi familia musical” Cuenta Diego de Jesús Zacarías, tenor de la coral Ucab Guayana que asiste a clases de canto coral para desarrollarse como músico y compartir con sus compañeros.

 

 

 

La voz del Coro Ucab Guayana

Daniel Ortiz: Músico en auge

Sharon Weygers

Actualmente conocido como el tecladista de la banda 5nfusion nacida en Ciudad Guayana. Daniel a sus 21 años está experimentando el sueño de dar a conocer sus dotes musicales a través de la agrupación.

Su padre perteneció por muchos años de la banda de una iglesia y fue gracias a este grupo que Daniel comenzó a desarrollar su propio estilo musical. Su madre, Yanitza Estanga de Ortiz, siempre lo impulsó a participar en muchas actividades sociales ya de pequeño tenía problemas para relacionarse con los demás. Daniel sufre de asperger.

Daniel Ortiz 5nfusion
Daniel Ortiz durante presentación de 5nfusión.

“Él era un niño tranquilo, lo que más me preocupaba es que se volviera extremadamente retraído. La música fue una buena terapia, aprendió muy rápido distintos instrumentos y cada vez nos sorprendía tocando distintas canciones que no le habíamos enseñado…” comenta su madre, Yanitza. Daniel creció y su nueva personalidad extrovertida lo ha llevado a emprender grandes proyectos como es el nacimiento del grupo 5nfusion.

Para Daniel Ortiz la música es “algo que vino con él, como si fuera de fábrica”. La considera muy abstracta pero a la vez valiosa, entre divagaciones pudo concluir que para él es el color que da vida, casi parecida a Dios.

La religión ha tenido un peso fundamental en su formación. Daniel es una persona devota, creyente en el dicho de “realizar el bien sin mirar a quién. Dejar algo positivo en los demás sin dañar”. En cuanto a gustos musicales, le gusta mucho el Góspel que es un género vinculado a la religión. Esto no evita que el músico disfrute de tiempo con sus amigos para salir y disfrutar, o como diría él, “demenciar”.

Daniel define en su vida como un “como perfecto” entre los momentos y la música. “Así como cuando mezclas las papitas de McDonald´s con la salsa, la hamburguesa y el refresco… Cada momento en nuestra vida tiene cierta importancia y para cada uno siempre hay un buen tema”. Daniel colocaría un rock alternativo o algún pop si está de buen humor y si está despechado o triste se inclinaría por una ranchera.

Además de la música es apasionado por la historia. “Si la gente estudiara más la historia entonces nos ahorraríamos muchos problemas que padecemos actualmente. La historia es cíclica, lo bueno y lo malo”. Al preguntarle en qué época le hubiese gustado vivir, respondió sin titubear que en los años 70. Explica que en esa década y en los 80s se da una enorme expansión del arte a nivel mundial en todas sus ramas.

Gracias al auge que ha tenido 5nfusion, la palabra éxito entra en colación. “Es hacer lo que a uno lo haga feliz”. Seguir con su proyecto musical y la promoción del primer disco en grupo “Papasónica”, ser un profesional y dejar huella forman parte de la descripción de éxito que quiere alcanzar Daniel Ortiz.

5nfusion
Portada del disco “Papasónica”, primera producción discográfica de la agrupación 5nfusión.

Dejar huella no es solo pisar cemento fresco y esperar que se endurezca, sino ser recordado luego de dejar este mundo por las cosas buenas o malas que haces. En el caso de este joven músico, hacer el bien siempre estará por encima de toda las cosas.

Daniel desea compaginar su pasión por la música con su fascinación con la historia, hacer de esa su huella en el mundo. “Pretendo ser un tipo así que aparezca en los libros de historia. Llevo unos años dedicándome a eso, haciendo trabajos que me afiancen como compositor, arreglista y escritor. Quiero quedar en esta generación y la que venga, que mi huella sea imborrable”.

La mentalidad decidida y el espíritu activo de Daniel Ortiz, son factores fundamentales que lo seguirán guiando por el buen camino que está forjando y sobretodo, dará de qué hablar.

Daniel Ortiz: Músico en auge

Arcoiris de la Ucab

Venezuela eligió recientemente a Tamara Adrián como diputada a la Asamblea Nacional, convirtiéndose en uno de los tres países en tener una diputada que se identifica como mujer transgénero y lesbiana. A pesar de esto, en el país sigue existiendo un fuerte rechazo e intolerancia hacia la comunidad LGBT.

En la Ucab muchos estudiantes se identifican con la comunidad sexodiversa y tienen experiencias muy diferentes sobre el nivel de aceptación que hay en esta universidad.

La homofobia es definida como el rechazo hacia personas que sienten atracción sexual a personas del mismo sexo. La ignorancia hace que muchas personas crean que la orientación sexual sea una elección, creencia refutada por la Asociación Americana de Psicología.

Esta universidad adopta valores e ideologías de la religión católica, y si bien no se promueve el rechazo activamente por parte de las autoridades universitarias, tampoco se ha realizado un trabajo suficiente para instruir al profesorado y alumnado sobre la diversidad sexual y de género.

Según Ivan Barreto, estudiante de Comunicación Social, muchas veces ha escuchado a personal universitario haciendo comentarios negativos y violentos  sobre las personas gays.

“Me molesta en el momento que son comentarios violentos, que no miden lo que dicen. Pero no suelo sentirme ofendido a menos que me sienta realmente agredido. Dicen cosas como que esta universidad está llena de mariscas, lo que da ganas es de meterle un poco de coñazos, qué ladilla todos esos parchas por ahí” cuenta Ivan.

Una actitud de este tipo contrasta fuertemente con la realidad percibida por Victor Rodríguez. De acuerdo a este estudiante de Comunicación Social, la población LGBT en el campus es “gigantesca”.

“Es un poco incongruente por los principios que tiene la religión católica, pero es una universidad de todos. Aquí van a ver todo tipo de ideologías y me parece que no debería interponerse porque el ser humano, las culturas y las sociedades van evolucionando al igual como la religión puede ir haciendo. Por ejemplo, el Papa Francisco es abierto a este tipo de temas” explica Víctor.

La Ucab ha tratado de mantenerse al día en ciertos aspectos para instruir sobre la comunidad LGBT. En el 2015, para conmemorar el día mundial del orgullo gay se realizó una charla con la Fundación Reflejos de Venezuela donde se obsequiaron libros y el evento contó con una gran participación. El foco del tema fue principalmente la aceptación en las familias de las personas homosexuales.

Sin embargo, muchos estudiantes no se sienten cómodos siendo abiertos sobre su orientación sexual por temor al rechazo o discriminación.

“Hay personas de otras religiones que pueden rechazar un poco ese tipo de conductas, pero a pesar de todo no son personas que te vayan a insultar por ese tipo de cosas, pero igual notas el rechazo, no te tratan de la misma forma que a otras personas” explica Iván.

Aunque los valores de la Ucab promueven la integración de todos sus alumnos, se deberían realizar mayores esfuerzos para hacer realidad la aceptación de cualquier orientación sexual entre los estudiantes del campus. Tanto Iván Barreto como Víctor Rodríguez comentaban la importancia de instruir a los profesores sobre la diversidad sexual.

“Creo que en los componentes docentes deberían informar al profesor sobre los tipos de estudiantes a los que impartirán conocimientos y eso debería ser un tema, cómo tratar la diversidad sexual” manifiesta Víctor.

La homofobia es un fenómeno que está presente en distintos ámbitos de la sociedad venezolana, pero es el deber de la Ucab como institución universitaria promover actitudes de tolerancia y respeto a todo tipo de personas para así formar jóvenes que construyan una mejor Venezuela.

Anny Gurrionero. Ana Paula ArayaComunidad Gay

 

Arcoiris de la Ucab

Nueva matrícula para la Ucab

Irina Sposito y Sharon Weygers

Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) extensión Guayana anunció el aumento de su matrícula a Bs. 75.616,00. El monto corresponde al semestre marzo-julio de 2016. El cambio se informó en una reunión realizada el 14 de diciembre de 2015 en el auditorio de la mencionada casa de estudios. La reunión contó con personal directivo, administrativo, profesorado y escasa presencia estudiantil. El llamado de asistencia a los estudiantes fue imperceptible.

En la reunión, la institución comunicó la decisión de efectuar un incremento del 50% sobre el precio de la matrícula anual. Lo cual se traduce a un monto aproximado de siete meses de salario mínimo para las carreras semestrales.

Campus Ucab Guayana
Campus de la Universidad Católica Andrés Bello extensión Guayana

Las autoridades de la Ucab abogaron que la “situación de emergencia financiera” exige estas medidas. Se mencionó que las escuelas de Filosofía y Educación se mantendrán con un descuento del 25%.

 

Revisando los números

El monto inicial acordado para dicho semestre fue establecido por primera vez el día 6 de julio de 2015. El monto en cuestión se trataba de 39.830,00 bolívares para aquellos estudiantes que hicieran el pago completo, y un total de 41.791,00 bolívares para quienes optaran por cancelar en cuatro cuotas mensuales a lo largo del periodo académico. Dicho documento fue publicado en julio de 2015 y todavía se puede visualizar en la página web de la UCAB extensión Guayana.

El ajuste representa una diferencia del 90% en comparación con el precio previamente establecido. Las  nuevas cuotas quedarán en un promedio de 12.760,00 Bs., incluyendo el monto de la inscripción o reinscripción (según sea el caso). Esto deja una marcada diferencia ante los 7.493,00 Bs. fijados el julio pasado para dicho semestre. Y un 100% más en contraste al semestre pasado, que costó 33.191,00 bolívares.

La universidad recalcó que se mantendrían los procedimientos habituales de cobranza. Los cuales son realizados exclusivamente durante el proceso de inscripción o reinscripción del semestre. Se realizará de esta forma a pesar de afirmar que  la crisis financiera exigiría que la recaudación del aumento se hiciera a la brevedad posible. Una noticia la cual los estudiantes no estaban contando con antelación dentro de su presupuesto.

No todos los estudiantes tienen la posibilidad de acceder a los diferentes planes de ayuda económica. Hoy, la universidad cuenta con una cantidad considerable (pero limitada) de estudiantes becados en la modalidad de beca-trabajo. De esta forma se les exonera toda, la mitad, o una cuarta parte de la cantidad total de la matrícula. Todo esto dependiendo de la cantidad de horas de trabajo que le sean asignadas por la institución a cada estudiante, basándose en estudios socioeconómicos realizados durante la solicitud. Muchos estudiantes, si no contaran con esto, no podrían continuar sus estudios.

No se ha comunicado a la población estudiantil de forma masiva el aumento de la matrícula. Aunque durante la nombrada reunión se anunció que la medida ya había sido aprobada por la sede principal de la UCAB, ubicada en Caracas. La noticia fue antecedida por varios ciclos de extensión y promoción de recepción de solicitudes para ayudas económicas. Después del comunicado, ningún otro ha sido realizado.

La noticia ha causado gran revuelo entre los estudiantes. Ya que aunque algunos declaran por la existente realidad hiperinflacionaria en la que se encuentra Venezuela, otros alegan el constante decaimiento de los servicios ofrecidos por la institución. También se encuentra sobre el tapete la posibilidad de deserción estudiantil debido a la imposibilidad económica que puedan poseer algunas familias.

La comunidad opina

Dentro de estimaciones privadas realizadas referente al tema, una mayoría simple de los encuestados alegó estar de acuerdo con el aumento de la matrícula a implementarse en la Ucab Guayana. Dicen entender la compleja situación económica que atraviesa el país y mostraron interés en los procesos prestados por la universidad para el acceso a las “ayudas económicas” como la vía escogida para el pago del servicio.

Ismet Rodulfo, especialista de proyectos comunitarios en el Departamento de Extensión Social Universitaria (Desu) y profesor de la casa de estudio expresó su postura a favor del aumento de la matrícula. “Para como están las cosas en el país, la universidad sigue estando barata. ¿Cuánto cuesta un caucho? Si hacemos la comparación, la matrícula está económica”. Además subraya la necesidad del Departamento de Finanzas de capitalizar los fondos universitarios ya que se están reduciendo los presupuestos de las diferentes oficinas.

A pesar de la “aceptación” percibida por parte de los estudiantes de la Ucab Guayana en referencia al aumento de matrícula, es necesaria la ejecución de asambleas estudiantiles masivas, donde se exponga con claridad el uso de los recursos de la universidad y se explique con transparencia a dónde se dirige la cantidad invertida por cada estudiante. El manejo presupuestario siempre ha tenido una administración sumamente discreta por parte del personal administrativo, lo cual da paso a dudas y quejas del estudiantado.

Nueva matrícula para la Ucab