Un Día de Cine

Desde sus inicios, la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) ha sido ejemplo de responsabilidad social con los sectores más necesitados del país tanto a nivel local como regional. Mediante la Extensión Social Universitaria, se crea una alianza entre la universidad y la comunidad con la finalidad de promover la interacción de las universidades dentro de las comunidades identificando los problemas y demandas de estas, todo esto  mediante el impulso de voluntariados, entre los que se encuentra la organización estudiantil Un Día de Cine.

udc
Convocatoria de voluntarios. Foto tomada de la página de Facebook de Un Día de Cine

Un día de cine es un voluntariado que inició en el año 2012 como iniciativa de estudiantes de la UCAB Guayana hasta el año 2015, beneficiando en sus 4 ediciones a 1550 niños de 35 comunidades diferentes. Su objetivo principal es motivar a los niños de escasos recursos en la región, brindándoles la oportunidad de vivir un día diferente en su realidad mientras fomenta en ellos la autosuperación.

 

Para esto, los voluntarios organizaban una mañana llena de actividades recreativas, orientadas al área educativa, creativa, deportiva y artística todo esto realizado en las instalaciones del campus universitario. Al final la jornada concluía con la proyección película en una sala de cine.

Además de incentivar el voluntariado universitario, la actividad dio pie para que diferentes personalidades reconocidas de la zona dieran su aporte, entre ellos el Mago Junior, el Mago Neo, agrupaciones de la universidad como Paralelo 8 inclusive llegaron a participar algunos jugadores del equipo de fútbol regional Mineros de Guayana quienes firmaron las camisas de los pequeños y jugaron un rato con ellos.

Primeros pasos

Toda esta idea nace de Carlos Carli, ucabista graduado de la escuela de Administración y Contaduría, quien funda Un Día de Cine por “la necesidad de querer darle a los niños una oportunidad de soñar, de salir de la realidad agobiante por lo menos por un día”. Carli tuvo una infancia con muchas posibilidades, con acceso a diversión, comida en la nevera, una familia apoyándolo, ropa, calzado y juguetes nuevos cada navidad, una buena educación, se podría decir que tuvo una vida cómoda.

En sus comienzos el propósito era llevar a los niños más vulnerables de la región a disfrutar por primera vez del cine, sin embargo, los jóvenes ucabistas voluntarios decidieron cambiar el rumbo de una mejor manera. Los niños eran llevados a la sede de la UCAB, la cual se ambientaba como una gran fiesta infantil, llena de juegos y charlas recreativas antes de visitar las salas de cine. Luego del evento, se hacían donaciones a las comunidades involucradas en esta actividad.

En su primera edición asistieron 150 niños de cuatro comunidades y la colaboración de 30 voluntarios estudiantes de diferentes carreras de la universidad. Para la segunda edición, aumento a 550 niños y 380 voluntarios; la tercera edición, contó con 450 niños y 350 voluntarios, y para la ultima edición se vieron beneficiados 500 niños gracias a 450 voluntarios.

Voluntarios indirectos

un-dia-de-cine-3
Payasos de Hospital y Staff de un Día de Cine. Foto tomada de la página de Facebook un Día de Cine.

Alejandro Salazar, estudiante de Ingeniería Industrial en la UCAB Guayana, tuvo la oportunidad de participar en la cuarta edición de Un Día de Cine indirectamente. Salazar pertenece a Doctor Yaso “Payasos de Hospital” quienes fueron invitados por el Staff y entre el grupo de payasos se encontraba él.

Para Salazar, fue una experiencia gratificante, “nosotros como payasos de hospital buscamos que los pequeños en situación hospitalaria tengan unos minutos diferentes de su rutina en el hospital. Estos chicos hicieron ese día prácticamente lo mismo con niños de comunidades desfavorecidas de la zona y les dieron algo único, les dieron una enorme fiesta, una película en las salas de Cines Unidos, les dieron un día para ser lo que realmente son, niños.

Un día de cine, se podría decir que es un incentivo escolar e interactivo en los estudiantes de colegios públicos. Los niños que participan en la actividad la ven como un reforzamiento positivo, un premio que se ganan por su esfuerzo, por ir todos los días al colegio y por buen comportamiento.

Por su parte, en los estudiantes que participaron en el voluntariado realza y promueve valores tales como humildad, comprensión, respeto, altruismo, sensibilidad y amor por el prójimo.

Querer es poder

Kelly Tovar, ex estudiante de la UCAB fue voluntaria en su tercera edición, para ella “fue una experiencia muy positiva para todos los niños, muchos salen de situaciones difíciles y son pocos los que trabajan, por así decirlo, en sus metas y sueños.” Kelly ese día realizó el recorrido por la universidad con ellos, “en sus caras se podía ver la esperanza de creer en lo posible”.

un-dia-de-cine-2
Entradas que eran vendidas para pagar algunos gastos de la actividad. Foto tomada de página de de Facebook de Un Día de Cine.

Expresa que es un hecho lamentable que no continúe la actividad ya que siente que es necesaria para realzar los valores y el significado de ser ucabista. El estar en contacto con los niños, hacerlos sentir cómodos ya que “muchos están con recelo al comienzo”, animarlos para que sigan estudiando y puedan llegar a la universidad es algo que se necesita en la sociedad actual.

Las dificultades económicas por las que atraviesa el país nos afectan a todos, en especial a los más vulnerables, los niños. Actividades como Un Día de Cine cuentan con el respaldo de una gran cantidad de voluntarios, en su mayoría jóvenes universitarios con muchas ganas de continuar el proyecto.

Solo hace falta poner un granito de arena para que siga creciendo, tal vez no con la misma cantidad de niños involucrados, sin embargo, la participación en voluntariados por parte de los universitarios ayuda a reforzar aptitudes y sentir humanitario que en estos tiempos tan difíciles se sienten perdidos. Así que, ¿por qué no continuar con Un Día de Cine? Al final de cuentas lo que impulsa es querer darles a los pequeños de Ciudad Guayana un día que no han tenido jamás en su vida por las circunstancias en las que viven.

Video de Un Día de Cine, extraído de Youtube

Advertisements
Un Día de Cine

Tras cámara de Un Día De Cine

Reportaje
María De Grazia y Gabriela Quijada

Logo de Un Día de Cine. Extraído de Twitter @Undiadecine
Logo de Un Día de Cine. Extraído de Twitter @Undiadecine

La mayoría de los ucabistas saben qué es Un Día De Cine, pero lo conocen como evento más no como una organización. Este se realiza una vez al año en las instalaciones de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab), en conjunto con las salas de Cines Unidos del Orinokia Mall. Para llevar a cabo esta jornada inolvidable en donde participan niños y niñas de diferentes edades, el staff realiza una amplia labor con muchos días llenos de trabajo, esfuerzo y constancia, para regalarles la posibilidad a los pequeños de Ciudad Guayana de disfrutar un día único y maravilloso.

Ana Laura Remón coordinadora general de Un Día De Cine sostiene que: “En esta edición nos basamos más en la calidad que en la cantidad. Nosotros acostumbramos a llevar a 500 niños, eso fue en la pasadas ediciones pero en esta cuarta debido a distintas situaciones decidimos llevar nada más a 300 niños”, tras este cambio en el número de invitados a disfrutar de la extraordinaria jornada, los organizadores pudieron ofrecerles a los niños un día mucho más cargado de actividades y brindarles mayor calidad en todo lo que respecta a comida, transporte y uniformes.

La próxima jornada de Un Día De Cine aún no tiene fecha programada pero esperan que sea aproximadamente para mediados del año 2015. En esta 4ta edición la participación del voluntariado fue bastante amplia desde el primer día de inscripciones ya se encontraban inscritos 100 voluntarios, la mayoría de ellos de la Universidad Católica Andrés Bello. En consideración con las ediciones pasadas y la cantidad de niños que se incluyeron en esta última, el voluntariado fue cuantioso.

Costos elevados

La venta de los productos ofrecidos por la organización de Un Día De Cine como franelas, gorras, calcomanías, pulseras y carpetas, fue suficientemente buena pero no tanto como en pasadas ediciones ya que sus precios aumentaron más de un 50% por el aumento en los costos de producción. “La gente al principio veía el producto en Orinokia, porque allí estuvimos todos los fines de semana previos a la actividad, y se alarmaban con los precios, pero luego cuando les explicábamos que era para una labor social y que los productos eran algo simbólico la gente era bastante receptiva” explica Remón.

Más allá de comprar una franela o una pulsera, el cliente ayuda directamente a la educación de cientos de niños de Ciudad Guayana, es por esto que al final sí pudieron recolectar una favorable porcentaje en ventas. Este evento acostumbraba a financiarse únicamente con la comercialización de los productos, pero como la situación del país requiere hoy en día de más capital para poder llevar a cabo cualquier actividad que se efectúe, el staff decidió optar por patrocinio y así pudieron recolectar una cantidad mayor a los cien mil bolívares, los cuales les permitieron llevar a cabo el evento.
Los dos días de la 4ta edición estuvieron cargados de mucha emoción y alegría. Esta vez contaron con la presencia de niños que jamás habían podido asistir, entre ellos niños con VIH, por lo cual la situación fue emotiva ya que estos pudieron conocer a otros niños y convivir con ellos. Remón describe esta edición “como conmovedora y motivadora, todas las cosas que nos pudo enseñar ese niño y nosotros que a veces nos preocupamos por cosas tan banales y ellos que solo se preocupan por estar bien para el día siguiente de verdad, eso fue algo que nos marcó a todos los organizadores y a todos los voluntarios”.

Los niños disfrutando con  Doctor Yaso.
Los niños disfrutando con Doctor Yaso.

En esta edición se les ofreció a los niños varios puntos de diversión como cuenta cuentos, magos, convivencia con Doctor Yaso, paseos por las instalaciones de la Ucab, también disfrutaron de bailes, recreación, e hicieron prácticas de radio ya que la emisora La Mega dispuso de un espacio especial dentro del recinto universitario para brindarles esta experiencia a los niños, “la cual disfrutaron muchísimo y vivieron un momento único gracias a este espacio, además que es la primera vez que le damos este momento diferente a los niños” contó María Paula Izquierdo, coordinadora de relaciones públicas.

Selección interna

La selección del staff se hace a partir del mes de agosto, a través de un proceso en donde los voluntarios deben llenar un formulario, luego de eso pasan al proceso de entrevistas y posteriormente a una prueba en donde se mide el trabajo en equipo. Participan alrededor de 28 personas. Los departamentos están divididos en cinco coordinaciones generales los cuales son: voluntariado, comunidades, evento, finanzas y relaciones públicas, y a su vez cada una de ellas está desprendida en departamentos más específicos.

Ivanka Vidal, también coordinadora general explica que “hemos trabajado desde hace tres meses en esta 4ta edición y nos reunimos todo el staff una vez a la semana y la comunicación entre los miembros es directa”. La intención de esta ardua y disciplinada organización es conseguir un resultado fructífero para el evento final, y de esta manera poder brindarles a los niños el más fantástico y especial día, en donde ellos puedan disfrutar al máximo cada una de las actividades y llevarse un recuerdo grato y agradable de la magia de Un Día De Cine.

Tras cámara de Un Día De Cine